¿Cómo funciona y cómo anular una hipoteca multidivisa?

Las hipotecas multidivisas pueden aumentar la deuda hasta en un 45%. ©Freepik

Conocer qué es una hipoteca multidivisa, cómo funciona y cuáles son los riesgos al contratarla constituye sólo una parte de los que realmente debes saber sobre ellas. En esta guía de KillMyBill entérate de lo que establece la Ley en la actualidad y de qué forma puedes anular este riesgoso producto bancario.

Tal como lo afirma OCU, la organización de consumidores y usuarios, las hipotecas en divisas (también llamadas hipotecas multidivisas) son un producto financiero de alto riesgo, en donde la fluctuación de éstas es mucho más importante que el tipo de interés y en donde las diferentes entidades no supieron informar de manera correcta a sus clientes.

Hace un tiempo, cuando la economía se encontraba en pleno auge, muchas personas decidieron hacer a un lado las hipotecas que dependían del Euribor para contratar un producto bancario que prometía bajos intereses y grandes ventajas para aquel que lo contrataba.

En efecto, las hipotecas multidivisas se transformaron en una suerte de producto estrella y los contratos de éste se multiplicaron rápidamente.

Sin embargo, al poco tiempo, los consumidores vieron como las cuotas de sus hipotecas se disparaban hasta alcanzar valores desconcertantes.

¿Qué pasó entonces con las ventajas que presentaban este tipo de hipotecas? Revisemos en detalle los puntos más importantes de este producto.

Hipotecas multidivisa: ¿qué son? ¿cómo funcionan?

Las hipotecas multidivisa son préstamos que se contratan en euros pero que se pagan en una moneda extranjera, normalmente en yenes o francos suizos, y que no se encuentran sujetos al Euribor, sino a otros índices internacionales como el libor del yen o el libor del franco suizo.

Su funcionamiento es bastante parecido al de las hipotecas tradicionales, sin embargo, se diferencian en que los intereses y el capital adeudado se calcula en función de la divisa escogida por el cliente.

De esta forma, y como ya lo hemos enunciado anteriormente, la hipoteca multidivisa utiliza un tipo de interés común, llamado libor, y que variará dependiendo de la moneda que el cliente haya seleccionado.

Por lo tanto, si la divisa en la que se ha contratado se dispara o si el euro baja más de la cuenta, el cliente terminará pagando una cuota bastante más alta de lo calculado al comienzo del contrato.

¡Para tener en cuenta!

Este tipo de préstamos utilizados para comprar una vivienda tuvieron su auge entre los años 2007 y 2008.

La gran ventaja de las hipotecas multidivisa

Hasta hace un tiempo, las entidades bancarias estaban empeñadas en ofrecer hipotecas multidivisas a sus clientes argumentando que al utilizar el Libor como tipo de interés y una moneda diferente del Euro, éstos podrían pagar menos en sus cuantías.

En efecto, la contratación de este tipo de hipotecas puede ser una opción bastante ventajosa si se cumplen ciertas condiciones en el mercado económico que avale las diferencias entre el cambio de divisas.

En este sentido, para que una hipoteca multidivisa se transforme en una buena elección financiera las diferencias entre nuestra moneda y la divisa en cuestión no se disparen.

Es decir, para que este equilibrio se mantenga, tu moneda de origen debe encontrarse en una posición más fuerte que la divisa que has escogido para contratar tu hipoteca.

La hipoteca multidivisa representa más que todo un alto riesgo

©Pixabay

Tras el gran auge que las hipotecas multidivisas tuvieron durante los años 2008 y 2009, los problemas que este tipo de producto bancario ha causado son innumerables.

¿La razón? Las hipotecas en divisas conllevan un alto riesgo para las personas que las contratan a causa de las grandes diferencias que pueden sufrir las divisas escogidas en relación al euro.

En efecto, si contratas una hipoteca en una moneda diferente, en yenes por ejemplo, su cotización variará en la bolsa todos los días, con lo que la mensualidad que debes pagar al banco puede sufrir grandes e importantes cambios tanto a tu favor como en tu contra.

Entonces, lo que antes era la gran ventaja de una hipoteca multidivisa también puede convertirse en su mayor problema. ¿Qué ocurre cuando el equilibrio entre el euro y la divisa seleccionada se pierde? La cuantía que pagas al banco por tu vivienda puede dispararse.

A todo esto debes sumar otras dos desventajas no menos importantes. En primer lugar, y pese a que las entidades bancarias prometían lo contrario, el Libor al que está sometida tu hipoteca también puede variar de un momento a otro perjudicando tu deuda final.

Al igual que el Euribor, el Libor es un tipo de interés extranjero que, aunque haya permanecido sin grandes cambios durante mucho tiempo, puede subir o bajar de manera abrupta y hacer que termines pagando unos cuantos euros de más.

En segundo lugar, es importante que sepas que la contratación de una hipoteca multidivisa tiene un elevado coste para el cliente. Esto se debe a que, generalmente, no está permitida la subrogación del vendedor y debes contratarla como una nueva hipoteca.

Las graves consecuencias que han dejado las hipotecas de divisas

Pese a que las diferentes entidades bancarias aseguraban a sus clientes que lograrían importantes ahorros al contratar una hipoteca multidivisa, la verdad es que muchos de ellos han sufrido las consecuencias de este tipo de producto bancario.

Lamentablemente, la moneda escogida para gran parte de las hipotecas contratadas subió considerablemente frente al euro originando que la diferencia jugara en contra de los clientes y creando para ellos una deuda aún más grande.

Tal como lo explicamos anteriormente, al bajar el euro o al dispararse al divisa extranjera, las cuotas que el cliente debe pagar por su vivienda se disparan también de forma automática.

Como consecuencia, después de la depreciación de la moneda, una buena parte de los clientes vieron como su deuda total aumentaba casi en un 45% en algunos casos.

En este sentido, OCU recuerda que “estos productos en realidad son un híbrido entre hipoteca y derivado financiero que ha provocado que las cuotas mensuales de sus titulares hayan subido hasta límites inasumibles y, lo que es peor, que la deuda haya aumentado, en algunos casos, hasta casi el doble de lo que el banco prestó. De esta manera, muchos consumidores quedan sujetos a una deuda muy superior al préstamo contratado, impagable de por vida.

La sentencia del Tribunal Supremo respecto a las hipotecas multidivisas

Debido a que las diferentes entidades bancarias no tomaron en cuenta los perfiles de los clientes al momento de ofrecerles contratar una hipoteca multidivisa, el 30 de junio de 2015 , el Tribunal Supremo emitió una sentencia que situaba a este tipo de productos como instrumentos financieros derivados, dejando a las entidades prestamistas sujetas a la Ley de Mercado de Valores.

Con esto, los bancos tendrían la obligación de informar al cliente y evaluar su situación personal para verificar si este producto se adapta a su perfil.

No hay que olvidar que el Tribunal Supremo advirtió que “los riesgos de este instrumento financiero exceden a los propios de los préstamos hipotecarios a interés variable solicitados en euros”.

Anular una hipoteca multidivisa: ¿es posible? ¿cómo hacerlo?

Ante el gran descontento de los clientes que habían contratado una hipoteca multidivisa, que vieron como su deuda aumentaba casi al doble, y gracias a la nueva normativa del Tribunal Supremo, los afectados cuentan con las herramientas para poder reclamar su situación de manera legal y así solicitar la nulidad del producto.

En efecto, desde la sentencia del Tribunal Supremo en España se han anulado una buena parte de las hipotecas en divisas.se han anulado varias hipotecas multidivisa en España.

Por lo tanto, si has contratado un producto de este tipo y crees que el banco no te brindó las informaciones necesarias para realizar una buena elección, te aconsejamos que acudas a la vía judicial y reclames tu hipoteca.

Actualmente, existen varios organismos que ayudan al consumidor en sus procesos de reclamación, por lo tanto, si necesitas asesoría, no dudes en ponerte en contacto con un abogado o con la organización de consumidores y usuarios (OCU).

Comments of the page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.