El fin de las bombillas halógenas: por una energía más eficiente

A partir del 1 de septiembre, los fabricantes de bombillas energéticas tienen absoluta prohibición de comercializar focos halógenos en Europa. ©Pixabay

Con el fin promover y desarrollar tecnologías más eficientes, a partir del 1 de septiembre de 2016, los fabricantes de bombillas energéticas tienen absoluta prohibición de comercializar focos halógenos dentro de los países que conforman la Unión Europea (UE).

Así es, pues desde el 1 de septiembre recién pasado, los fabricante de bombillas no podrán comercializar dentro de los países de la UE ningún tipo de foco halógeno.

La iniciativa, propuesta desde Bruselas, se ha creado con la idea de reducir al máximo la cantidad de electricidad que se utiliza en hogares y comercios.

Sin embargo, el plan no contempla sólo la eliminación de las bombillas halógenas del mercado europeo, sino la promoción de focos eficientes como lo son las bombillas LED, las cuáles ya suponen más del 50% de las ventas de este tipo de productos.

Bombillas LED, el futuro de la iluminación

Aprovechando que los precios de las LED han bajado casi en un 85% en los últimos cinco años, se espera que el mercado de la iluminación en Europa se vuelque hacia estas nuevas formas de eficiencia energética.

Es importante recordar que la vida útil de las bombillas LED es de entre 15 y 20 años de uso, por lo que son bastante más resistentes que una bombilla halógena tradicional; además de tener un mejor nivel de eficiencia energética.

En este sentido, se estima que el costo de comprar y utilizar una bombilla LED durante aproximadamente 10 años en España tiene es de alrededor de 21,59 euros. En cambio, utilizar durante el mismo periodo de tiempo una bombilla halógena supone desembolsar más de 155,97 euros.

El fin de las halógenas, pero no de todas

El presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Iluminación (Anfalum), que agrupa casi el 90% de empresas del sector, Alfredo Berges, ha sido enfático en afirmar que esta medida adoptada por la UE sólo afecta a ciertos tipos de bombillas halógenas, las cuáles son utilizadas en mayor parte por empresas y comercios.

En este mismo sentido, afirma que los focos halógenos utilizados en hogares domésticos pueden seguir siendo comercializados hasta el año 2018.

Por otra parte, el portavoz de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), Enrique García, aseguró a diversos medios de comunicación que pese a la prohibición, “las tiendas podrán seguir comercializando las existencias que tengan, pero no recibir nuevas”.

Por el ahorro y la eficiencia

Según la Comisión Europea, la nueva medida permitirá que los usuarios ahorren una media de 115 euros si éstos logran reemplazar los focos halógenos por bombillas LED de nueva generación.

En este sentido, las estadísticas previstas por Bruselas son prometedoras y tendremos que esperar algunos meses para conocer el verdadero efecto sobre la consumación de electricidad al interior de la UE.

 

Comments of the page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración o obtener más información aquí.