¿Calefacción eléctrica o por gas natural?… elige la tuya

El tipo de calefacción que instalemos en nuestro hogar dependerá de las características de la vivienda y de las propias necesidades de los habitantes. ©Pixabay

Pese a que el invierno está lejos de tocar nuestra puerta, ya es hora de pensar de qué forma calentaremos nuestro hogar. En esta guía preparada por KillMyBill te damos algunos útiles consejos que te ayudarán a escoger la mejor calefacción eléctrica o a gas para los meses de frío.

La gran mayoría de los españoles saben que llegado el invierno, sus facturas de energía subirán considerablemente.

Durante los meses fríos, más de la mitad del consumo total lo ocupa la calefacción, por lo que es necesario analizar con calma qué sistema escogerás para calentar tu hogar.

Los criterios para escoger un buen sistema de calefacción doméstica, ya sea eléctrico o a base de gas, dependerán de los siguientes factores:

  1. Ubicación de la vivienda: zonas más o menos frías, clima, orientación, exposición al sol, entre otros.
  2. Características de la vivienda: tipo de aislamiento, grosor de los muros, tipo de ventanas, antigüedad, superficie que queremos calentar, calefacción colectiva o individual.
  3. Uso que daremos al sistema: bajo, medio o alto.
  4. Impacto ambiental: relación entre el gasto energético y nuestra necesidad real de calor.

Calefacción de Gas Natural

La calefacción de gas natural por radiadores es una de las alternativas más usadas en hogares en los que existen instalaciones de gas.

Según la Organización de Consumidores y Usuarios, este tipo de sistema es el más recomendable a la hora de elegir debido a su gran rendimiento calorífico, su poca emisión de CO2 y su elevada eficiencia.

Estos mecanismos, que funcionan por medio de una caldera que trasmite el agua caliente a través de diversos radiadores repartidos en la vivienda, son capaces de mantener temperaturas parejas en todas las habitaciones.

Además, podrás regular el nivel de calor por medio de un termostato centralizado y en cada estancia por medio de las llaves termostáticas de los radiadores.

En cuanto al gasto, es importante que sepas que este tipo de calefacción requiere de una instalación y de un mantenimiento periódico, sin embargo, desde el punto de vista económico, es uno de los mecanismo que menos consume.

Calefacción eléctrica

Si vives en una zona donde las temperaturas no son tan bajas, pasas poco tiempo en casa o la superficie de tu hogar es muy pequeña, este sistema de calefacción puede ser el ideal para ti.

Pues, a pesar de que su uso implica un incremento importante en la factura de luz, es la mejor alternativa respecto a seguridad, instalación y comodidad.

Es ideal, sobre todo, para aquellas viviendas en donde no se puede realizar una instalación de gas natural.

Los aparatos de calefacción eléctrica se instalan de manera independiente en cada habitación, la mayoría son digitales y permiten programar su funcionamiento por periodos en distintos tramos horarios.

Este tipo de mecanismo es aconsejable para cualquier tipo de vivienda, ya que no necesita ningún tipo de instalación.

Calefacción eléctrica con bomba de calor

Muy poco conocida, este tipo de calefacción es ideal para los que buscan gastar poco tanto en instalación como en las facturas de fin de mes.

La bomba de calor funciona como un sistema de calefacción y de aire acondicionado a la vez, en el cual el calor se reparte en las habitaciones donde estén instalados los dispositivos de repartición.

Este tipo de mecanismo es recomendado si vives en una zona con inviernos suaves y veranos muy calurosos.

Calefacción eléctrica con acumuladores

En la calefacción eléctrica con acumuladores se aprovecha la tarifa de discriminación horaria para poder almacenar el calor durante la noche y utilizarlo en el día.

¿Calefacción inteligente? Si, pero ten cuidado, pues la potencia calorífica es muy limitada. Este tipo de mecanismos es aconsejable sólo si vives en un lugar muy templado.

Ventajas y desventajas de los sistemas de calefacción.
Ventajas y desventajas de los sistemas de calefacción.

Uso racional = más calor y más ahorro

Debido a que el sistema de calefacción que escojamos no dependerá solamente de las ganas de ahorro que poseas, sino de las características y ubicación de tu vivienda, un punto muy importante a la hora de alcanzar tus objetivos de economía será el uso racional que le des a tus aparatos.

Así, si quieres mantener tu casa bien cálida sin tener que pagar un dineral, te recomendamos que sigas estos interesantes consejos de cómo ahorrar en tu factura de luz y cómo ahorrar en tu factura de gas.

Comments of the page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración o obtener más información aquí.