CNMC publica propuesta para «frenar» los fraudes en el sistema eléctrico español

La CNMC pidió sancionar hasta con tres años equivalentes de consumo al consumidor infractor. ©Pixabay

Hasta ahora, los consumidores de electricidad han debido pagar en sus facturas de luz los cerca de 150 millones de euros de pérdidas que acumula el sistema a causa de los diferentes fraudes efectuados. Sin embargo, la CNMC ya ha publicado una serie de medidas que irían destinadas a «frenar» este tipo de abusos.

¿Fraude en el sistema eléctrico Español?

Claramente esta pregunta se puede responder con un rotundo ¡sí!… Pues, conectarse a la red de manera clandestina sin haber dado el alta de la luz con una empresa distribuidora, manipular el contador eléctrico o, simplemente, otorgar una falsa lectura de los medidores constituyen, sin duda alguna, actividades fraudulentas que atentan en contra de la red eléctrica española y en contra de todos los consumidores honestos.

En los últimos años, este tipo de prácticas se han acrecentado de manera asombrosa en todo el territorio nacional, lo que se traduce en una gigantesca pérdida de energía que alcanza los 150 millones de euros. Y si bien, una pequeña parte de esa pérdida se debe a diversos fallos técnicos, a lecturas de los contadores no realizadas por la parte responsable o averías por falta de mantenimiento, la verdad es que más del 80% proviene de las estafas que cometen aquellos que no pagan por la electricidad que consumen.

El fraude lo asumen los consumidores

Ya sabemos que la gran parte de las pérdidas que registra el sistema eléctrico en España se debe a la diferencia entre la electricidad generada en el país y la que se registra como consumo real de los clientes. Sabemos también que los fraudes se vuelven cada vez más importantes y que la desviación que existe entre producción energética y consumo oficial aumenta progresivamente, alcanzando niveles en el primer trimestre del 2014 de hasta 5 TWh.

La pregunta es evidente: ¿cómo reaccionan las compañías eléctricas ante estos fraudes y quiénes pagan las pérdidas registradas?…

Y si bien mi intención no es dejarte con dolor de cabeza, te cuento que las empresas energéticas no están tan interesadas en el problema como podrías imaginar. ¿Por qué? Esta es la parte que no querrás escuchar: pues las pérdidas millonarias que genera el fraude es asumida por nosotros, por los consumidores que pagamos a través de los recibos de luz.

Tal como lo escuchas. La piratería, las estafas y los engaños los cometen otros y eres tú el que tienes que cancelar una parte (en forma de alícuota) de lo que fue robado por otros. Para no creerlo…

La reacción de la CNMC

Ante la gravedad del asunto, la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) realizó durante varios meses un estudio en el que concluyó que existe «un aumento de la notoriedad y la profesionalización del fraude eléctrico en los últimos años».

Así es, pues con la ayuda de las grandes eléctricas, el organismo ha podido comprobar el alza de las fugas de energía por las redes del sistema y constatar que las pérdidas vienen deteriorando de manera importante el mercado desde el año 2009.

A su vez, el regulador español nos recuerda que, según la Ley del Sector Eléctrico, somos los consumidores quienes debemos asumir el coste causado por los fraudes al sistema. Sin embargo, y felizmente para nosotros, la CNMC ha admitido que la normativa vigente «resulta imprecisa en los plazos y responsabilidades de los agentes que intervienen en la detección y tratamiento del fraude».

Una propuesta para frenar el fraude eléctrico

En respuesta a los tristes resultados de la investigación efectuada por la CNMC y a las mismas estadísticas que han aportado las diferentes compañías de electricidad, el agente regulador del sistema eléctrico en España publicó hace pocos días una propuesta que incluye una serie de medidas orientadas a «frenar» el fraude en la electricidad.

El documento, llamado «Informe sobre Alternativas de Regulación en Materia de Reducción de Pérdidas y Tratamiento del Fraude en el Suministro Eléctrico« tiene como fin cambiar las políticas existentes para conseguir que las actuaciones de los distintos responsables al momento de tratar los fraudes en el suministro sean homogeneizadas y controladas.

Entre los puntos más importantes que incluye el documento se encuentra la idea de que sean las empresas eléctricas las que asuman las pérdidas que generan los fraudes y no los consumidores. Además, se destaca el hecho que la piratería y la estafa al sistema eléctrico español es una actividad que se está «profesionalizando» en los últimos años.

¿A qué se debería este fenómeno?…

Ni más ni menos que a la falta de un marco regulatorio y de riesgo económico que supone cometer un fraude de este tipo. Pues si bien, sólo en 2014 se registraron casi 165 000 casos de abertura de expediente por fraude, las sanciones quedan en el olvido.

De esta manera, la CNMC propone que se endurezcan las multas por fraude al equivalente de hasta «tres años de consumo con la potencia eléctrica máxima contratada para quién cometa el delito, frente al año de consumo actualmente establecido».

Y a ti ¿qué te parecen estas medidas?…

Comments of the page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración o obtener más información aquí.