¿En qué consiste la cobertura de lunas en el seguro de coche?

El seguro de lunas no considera ciertos cristales como los espejos retrovisores interiores y exteriores. ©Freepik

Una de las garantías adicionales que puedes necesitar al momento de contratar tu seguro de coche es la cobertura de lunas. En KillMyBill te explicamos cómo funciona, en qué situaciones se aplica y cuáles son los elementos que están incluidos en ella.

Si quieres contratar el mejor seguro de coche, lo más probable es que quieras encontrar una cobertura que se ajuste a tus necesidades pero también a tu bolsillo.

Hoy por hoy, existe un gran número de compañías que ofrecen un amplio abanico de ofertas y promociones. Y seguros hay para todos los gustos, desde lo más básicos a lo más completos.

En este sentido, al momento de comparar las diferentes opciones de pólizas, te aconsejamos que tengas en cuenta todas las coberturas que existen y no sólo las que impone la ley como la de responsabilidad civil.

Muchas de las coberturas que puedes contratar junto a tu seguro de coche te parecerán inútiles, sin embargo, en caso de accidente o cualquier tipo de siniestro, éstas pueden ser de gran utilidad.

Una de las garantías que puedes incluir en tu póliza de seguro y que te puede hacer ahorrar unos cuantos euros en caso de siniestro es la cobertura del seguro de lunas.

Revisemos en esta guía en qué consiste y en qué casos se debe utilizar.

Cobertura de lunas: ¿en qué consiste?

La cobertura de lunas consiste en la indemnización por parte de la aseguradora en caso de siniestro y donde se haya producido la rotura de la luna delantera (parabrisas), de la luneta posterior o de las lunetas laterales del coche.

Generalmente, el seguro de lunas cubre la reparación o reposición total o parcial de estos cristales. A su vez, la aseguradora asumirá la mano de obra utilizada para la extracción de las lunas siniestradas y la instalación de las lunas nuevas.

¿Cuáles son los elementos que no cubre el seguro de lunas?

Si tu coche dispone de otro tipo de cristales, fuera de los que hemos mencionado anteriormente, es importante que sepas que cada compañía fijará sus propias exclusiones al respecto.

En este sentido, los cristales que no suelen estar incluidos en este tipo de póliza son:

  • Espejos retrovisores tanto interiores como exteriores.
  • Luces o intermitentes del coche.

En el caso de los techos solares existen aseguradoras que los incluyen dentro de la cobertura siempre que este forme parte del equipamiento de serie. Sin embargo, gran parte de los seguros de lunas excluye este elemento.

¿En qué casos se puede hacer válida la cobertura de lunas?

Luna delantera dañada

La cobertura de lunas se hace válida cuando éstas han sido dañadas producto de un accidente o siniestro ajeno a la voluntad del conductor o del asegurado.

Es importante que sepas que cualquier daño ocasionado por el uso o por pequeños impactos en el coche no podrán ser parte de la cobertura del seguro.

No debes olvidar que en caso de robo o incendio, serán estas propias coberturas las que asumirán la indemnización de las lunas en caso de contar con ellas.

A su vez, si has contratado una póliza con cobertura de daños propios, todos los cristales excluidos dentro del seguro de lunas podrán ser cubiertos por esta garantía.

¿Cuáles son las ventajas del seguro de lunas?

Aunque muchos consideran que la cobertura de lunas no es un producto indispensable a la hora de escoger un seguro de coche debido al bajo valor de indemnización respecto del coste del mismo, éste presenta una ventaja que no se debe dejar pasar.

En efecto, si contratas una póliza de coche con cobertura de lunas tu seguro pasará a ser automáticamente “consorciable”.

Que un seguro de automóvil sea “consorciable quiere decir que esa póliza recibirá todas las garantías del Consorcio de Compensación de Seguros. En caso de siniestro por Riesgos Extraordinarios, es ésta entidad la que tendrá la obligación de asumir la cobertura.

¿Dónde se reparan las lunas dañadas?

Al contrario de lo que muchos asegurados creen, la compañía no puede imponer el taller de reparación. Muy por el contrario, cada cliente es libre de escoger el lugar que más le convenga.

Sin embargo, la gran mayoría de las compañías recomiendan uno de sus talleres asociados para que realicen la reparación de las lunas.

Comments of the page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración o obtener más información aquí.