¿Cómo comparar seguros de salud?

No te olvides de escoger una aseguradora que te de confianza. ©Pixabay

La póliza de Salud es una de las coberturas que los españoles contratan con mayor cuidado y regularidad. Por esta razón, es muy importante tomarse el tiempo para analizar de forma adecuada las diferentes ofertas que propone el mercado. Revisa en esta guía cómo comparar este tipo de seguros para hacer la mejor elección.

¿No has obtenido la cobertura que esperabas? ¿Tu seguro de salud no te garantiza las prestaciones dentales? ¿El cuadro médico no se acomoda a tus necesidades?…

Muchas personas se llevan sorpresas a la hora de utilizar su seguro de Salud al darse cuenta que las coberturas o indemnizaciones no corresponden a sus cálculos.

Sin embargo, y pese a las reclamaciones y largas esperas, la mayor parte de las veces el problema radica en el desconocimiento del contrato y en la mala elección de la póliza.

Ante esto, lo más importante antes de contratar un seguro de salud es comparar las diferentes pólizas que ofrece el mercado y evaluar la que más se adapta a tus propias necesidades.

A continuación te damos cinco consejos para comparar de la mejor forma.

1. Apunta tus necesidades y las de tu familia

Antes de lanzarte en la comparación de las diferentes pólizas que propone el mercado, es importante que tengas en cuenta las necesidades médicas que presenta tu grupo familiar.

Todas las personas son diferentes y, por lo tanto, no todas requieren de las mismas atenciones. Algunas deben acudir con frecuencia al médico pues presentan algún síntoma en particular, otras se contentan con realizar las visitas obligatorias.

Algunos de los puntos que puedes tener en cuenta al analizar las necesidades particulares de tu familia son:

  • Elección del cuadro médico

Si siempre visitas al mismo médico y te gusta elegir personalmente los profesionales que te prestarán atención, entonces deberás optar por una aseguradora que los incluya en su cuadro médico.

Fíjate bien las listas de los médicos y clínicas que trabajan con tu aseguradora, de lo contrario, deberás cambiar de compañía o pagar el valor de la consulta de forma particular.

  • Frecuencia de visitas médicas

Si eres de los que acudes periódicamente al médico, te aconsejamos que optes por un seguro de cuadro médico sin copagos. Esta modalidad te permite acceder a todos los servicios sanitarios a cambios del pago de una prima mensual.

Por el contrario, si eres de los que no acude nunca a una visita de este tipo, quizás te conviene optar por una póliza con copago.

En este caso, la prima mensual es bastante más barata y sólo debes pagar un pequeño suplemento cuando necesites ir al médico.

2. Busca sólo aseguradoras de confianza

Al momento de contratar tu mejor seguro de salud, no te debes fijar sólo en el valor de la prima y en las coberturas que te proponen. La elección de la compañía de seguros también es muy importante.

Recuerda que existen aseguradoras que no comercializan ciertos tipos de seguros y otras que son especialistas en un mercado en específico.

Para estar seguro que estás seleccionando las mejores compañías te aconsejamos que:

  • Te asegures que sea un compañía seria y con una larga trayectoria en el mercado.
  • Que trabaje con un amplio abanico de clínicas, médicos y especialistas.
  • Que te brinde distintas opciones para personalizar tu póliza.
  • Que te presente las condiciones y la letra pequeña del contrato desde el comienzo de las negociaciones.

3. Revisa las coberturas que incluye cada seguro

©Pixabay

Aunque creas que ya cuentas con todos los elementos necesarios para elegir el mejor seguro de salud, la verdad es que aún faltan algunos pasos que debes tener en cuenta.

Uno de los aspectos más importantes de una póliza de este tipo es el tipo de cobertura que obtendrás luego de su contratación.

No olvides que además de las garantías tradicionales, existen coberturas que se pueden adaptar muy bien a tus necesidades específicas y que, por lo tanto, serían importantes de contratar.

Estamos hablando, por ejemplo, de los seguros de salud para mujeres u aquellos que ofrecen una mayor garantía en cuanto a aparatos ópticos.

Analiza bien las coberturas que presta cada uno de los seguros que tienes en tu lista y no te olvides de revisar aquellas garantías adicionales u especiales.

4. Pregunta por los periodos de carencia y otras condiciones especiales

Es importante que te informes sobre todas las condiciones del contrato, pues muchas veces las pólizas incluyen ciertos puntos que pueden hacer que cambies de opinión.

Algunos de los temas que debes tener en consideración son:

  • Periodos de carencia

Esto quiere decir que no podrás hacer uso de ciertas prestaciones médicas hasta que se cumpla el plazo estipulado en la póliza.

Generalmente, los periodos de carencia se incluyen en prestaciones como embarazo, parto y postparto y comprenden un periodo de tiempo de entre 6 y 12 meses.

  • Enfermedades pre-existentes

5. Compara precios y decídete por el mejor

Has llegado a la última etapa, en donde lo más importante será comparar las distintas pólizas que hayas seleccionado según sus coberturas y el precio de cada una de sus primas.

Comments of the page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.