10 cosas que debes tener en cuenta al comparar hipotecas

El tipo de interés de un hipoteca es el elemento más importante a la hora de determinar el precio final que pagarás por tu préstamo. ©Pixabay

Si quieres comprar una casa y estás pensando en contratar una hipoteca, es importante que sepas que el mercado ofrece un abanico bastante amplio de productos. Para elegir el préstamo hipotecario que mejor se adapte a tus necesidades sigue esta completa guía preparada por KillMyBill.

Pedir una hipoteca a una entidad bancaria no es un trámite simple pues, pese a que la vivienda actuará como garantía, deberás demostrar que no eres un cliente riesgoso.

Sin embargo, y aunque puedas caer en la tentación de aceptar la oferta del primer banco que te proponga financiar tu proyecto, no debes olvidar que una hipoteca es un compromiso que te atará durante varios años y que debes estar seguro de tu decisión.

En este sentido, y antes de decidirte por un producto u otro, es necesario que compares el gran abanico de hipotecas existente en el mercado.

Para eso, antes de acceder a nuestra comparativa de préstamos hipotecarios será necesario que te enteres de los diez elementos que debes tener en cuenta al momento de comenzar tu búsqueda.

1. Mensualidades

Aunque la gran mayoría de los interesados en contratar un préstamo hipotecario buscan una oferta con una baja cuota mensual, es sabido que mientras más barata sea la mensualidad más altos serán los intereses.

Por esto, antes de decidirte por una tentadora oferta, te aconsejamos que revises los puntos relacionados con la cuota mensual y analices de qué forma va a evolucionar el pago.

Recuerda que algunos tipos de hipotecas cuentan con mensualidades muy bajas en sus primeros años de amortización pero que luego se encarecen hasta en un 60%.

En realidad la mensualidad es la parte más variable de una hipoteca pues ésta puede cambiar por una infinidad de factores.

2. Tipo de interés

Sin duda, el tipo de interés de un hipoteca es el elemento más importante a la hora de determinar el precio final que pagarás por tu préstamo.

No olvides que la hipoteca a interés fijo que presente el tipo más bajo puede resultar la oferta más atractiva.

Sin embargo, en una hipoteca a interés variable, el coste total del préstamo estará definido por el precio del Euribor a un año más el diferencial que has pactado con tu banco.

Resulta bastante difícil comparar las hipotecas a interés variables pues carecen de un tipo fijo inicial.

Por esto, te recomendamos que al momento de realizar tu comparación agrupes las ofertas según el tipo de referencia: Euribor, IRS o IRPH.

Lo más simple será que compares las distintas hipotecas según el diferencial que proponen y que luego elijas el referencial que se adapte mejor a tus necesidades.

Para eso, sólo te podrás fijar en la evolución histórica del referencial y no en su estimación futura.

Respecto al tipo de interés, no olvides fijarte en las llamadas cláusulas suelo, pues si superas un interés del 2,50% no podrás disfrutar de las bajadas del Euribor

3. Aporte inicial

El aporte inicial constituye un aspecto muy importante a la hora de comparar hipotecas, pues mientras más alto sea éste, mejores son las condiciones que puedes obtener de la parte de una entidad bancaria.

En efecto, un aporte inicial alto hace que el monto a financiar por parte del banco sea menor, lo cual disminuye el factor de riesgo que representas para la institución.

4. Importe de compra o porcentaje de financiación

Otro de los puntos a tener en cuenta al momento de comparar hipotecas es saber cuál es el porcentaje de financiación de una determinada entidad bancaria, es decir, cuánto te prestará el banco para comprar tu vivienda.

Existen hipotecas dentro del mercado financiero que fijan tanto límites mínimos como máximos del importe a otorgar, por lo que puede presentarse la situación que la casa que deseas comprar resulte muy cara o muy barata para un banco en particular.

Es importante que sepas que, actualmente, la mayoría de las hipotecas ofrecen un 80% de financiación.

Sin embargo, existen entidades bancarias que proponen hipotecas al 100%.

5. Comisiones

Aunque no es imposible, encontrar una hipoteca sin comisiones es bastante difícil.

Lo más habitual es que el cliente negocie este punto y llegue a un acuerdo favorable para ambas partes con la entidad bancaria.

Y, debido a que las comisiones pueden encarecer bastante tu préstamo, es importante que conozcas cuáles son las más habituales.

  • Comisiones de apertura: entre el 0,5 y el 1% del importe financiado.
  • Comisión con cancelación anticipada: 0,5% los cuatro primeros años y 0,25% en adelante.
  • Comisión por cancelación subrogatoria de banco.
  • Compensación por riesgo de tipo de interés.

6. Productos vinculados

Las entidades financieras suelen proponer a sus futuros clientes préstamos hipotecarios que incluyen atractivos beneficios a cambio de la contratación de un cierto número de productos vinculados.

Sin embargo, gozar de un diferencial más bajo no siempre resulta más barato.

Algunos bancos exigen la contratación de al menos seis vinculaciones para hacer efectiva la oferta, sin embargo, cada uno de estos productos puede conllevar gastos adicionales.

Entre las vinculaciones más utilizadas se encuentran: domiciliación de la nómina, seguros de hogar, de vida y de protección de pagos, tarjetas, cuentas nómina y planes de pensiones.

7. Cancelación anticipada

Otro de los puntos a tener en cuenta al momento de comparar hipotecas son las condiciones que fija la entidad bancaria por concepto de cancelación anticipada.

Y, aunque las comisiones por este efecto están fijadas por Ley, algunas entidades bancarias no cobran ningún tipo de cargo.

Quizás te interese: ¿Cómo realizar una dación en pago para saldar tu hipoteca?

8. Plazos de amortización

Es importante que te fijes también en los plazos mínimos y máximos que el banco te otorga para devolver la hipoteca.

No olvides que mientras más corto sea este periodo, menores van a ser los intereses.

La mayor parte de los préstamos hipotecarios ofrecen plazos máximos de amortización de 30 años, aunque algunos pueden llegar a los 40.

9. Aval

Si cuentas con un aporte personal bajo, si no tienes una buena estabilidad financiera o si no cumples con la totalidad de los requisitos que tu banco solicita, es muy probable que debas contar con un aval para solicitar tu hipoteca.

Esto quiere decir que otra persona que presente excelentes condiciones financieras respaldara la amortización del préstamo en caso que no puedas pagar.

10. Requisitos personales y documentación

También es importante que te fijes en la cantidad de requisitos al contratar una hipoteca.

Si bien, la mayoría de los bancos exigen la misma lista de documentos, estas pueden variar de una entidad a otra.

Comments of the page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.