La crisis de Abengoa deja estragos en la Bolsa española

Abengoa enfrenta una severa crisis. ©expansion.com

El 25 de noviembre, Abengoa, una compañía especialista en el mercado de las energías verdes, perdió el 70% de su valor en el mercado bursátil de Madrid. Un punto de quiebre e inquietud tanto para el sector de las energías renovables como para el conjunto del sector financiero del país.

“Reconozco la inquietud que lógicamente tenéis y espero que con vuestra ayuda podamos mantener por muchos más años el proyecto de Abengoa”, eran las palabras con las que José Domínguez Abascal, presidente no ejecutivo de la multinacional, intentaba entregar un mensaje de tranquilidad a los miles de trabajadores de la empresa.

Sin embargo, el optimismo no es compartido. Abengoa, una sociedad especializada en el sector de las energías verdes y presente en más de 80 países, pasó de ser uno de los modelos industriales más prometedores del mundo de las renovables a un verdadero dolor de cabeza para el sistema energético y económico de España.

«Estamos frente a lo que podría, potencialmente, ser la más grande quiebra financiera del país» comentaba ayer un banquero español. Y no es para menos, pues, hace mucho tiempo que la Bolsa de Madrid no había vivido una caída de este tipo.

Al borde de la quiebra… ¿y por qué?

La empresa española, que se ha especializado a lo largo de los últimos años en la ingeniería y la construcción de sitios de producción de energía solar y energía de la biomasa, se encuentra al borde de ser la responsable de uno de los golpes más fuertes en la historia financiera de la Bolsa.

Abengoa, el cuál ha sido descrito como uno de los principales grupos innovadores en el sector, declaró el miércoles recién pasado que se encontraba completamente en una situación de falta de pago.

Y si bien, los problemas para la multinacional se iniciaron el año pasado con una caída del 57 % en la Bolsa, el grupo no cuenta actualmente con los medios financieros para hacer frente a sus gastos corrientes y al reembolso de sus deudas, las cuáles han sido evaluadas casi en 9 mil millones de euros. A esto se suma el conjunto de los compromisos financieros que el grupo posee con sus proveedores.

Abengoa solicita el preconcurso

Ante la eventual crisis, la cuál se podría transformar en una de las peores catástrofes financieras de los últimos años, la empresa ha solicitado ante los juzgados de Sevilla acogerse al artículo 5 bis de la Ley Concursal, que le permitiría iniciar un periodo de negociación con las entidades acreedoras dentro de un plazo de cuatro meses.

La idea de la multinacional es acceder al denominado preconcurso de acreedores con el objetivo de re negociar su deuda y así evitar la suspensión de pagos. Frente a esto, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) aseguró que las negociaciones para que otras entidades entraran en su capital se han terminado.

Tras la ruptura del acuerdo de Gonvarri Corporación Financiera, filial del grupo Gestamp, en donde este debía adquirir el 28% de su capital, con una inyección de 350 millones, el preconcurso es la única solución que podría salvar el futuro de la multinacional española.

«Esto no es una buena noticia»

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, aseguró que esta situación «no es una buena noticia». Ante eso, aconsejó no adelantarse a los hechos y dejar que las posibles negociaciones que evitarían el concurso de acreedores se desarrollen por sí solas.

Comments of the page

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración o obtener más información aquí.