¿Qué es el déficit de tarifa?

El déficit de tarifa del sistema español nació en el año 2000 y se refiere a la diferencia entre los ingresos que las comercializadoras perciben por los pagos de los consumidores y los costes reales que se reconocen por suministrar la electricidad. ©Pixabay

Aunque debes haber escuchado el término “déficit de tarifa” en más de una oportunidad, quizás aún te estás preguntando qué quiere decir todo esto. Hoy, te invitamos a conocer todos los detalles del que se supone ser el gran culpable de los altos precios de la luz en España y de sus continuas alzas.

Para nadie es un misterio. Los españoles pagamos más en electricidad que casi todos nuestros vecinos de la Unión Europea.

La factura de luz ha tenido subidas alarmantes durante los últimos años y, además, nadie logra entender qué pasa con el mercado eléctrico en España.

¿Quién tiene la culpa de todos estos problemas?…

Hasta el momento, todos los dardos apuntan hacia el mismo blanco: el déficit de tarifa del sistema eléctrico español. Sin embargo, ¿este término es realmente el culpable de todos los problemas?…

Lo primero es lo primero: entender qué es el déficit de tarifa, cómo nació y por qué causa tanto conflicto.

¿A qué se llama déficit de tarifa (o tarifario)?

Si bien este término puede estar presente en el imaginario de cada consumidor, la verdad es que muy pocos alcanzan a dimensionar su significado y todo lo que él conlleva para el mercado eléctrico de España…

Este término se refiere, particularmente, a la diferencia entre lo que los consumidores pagan en sus recibos de luz y lo que gastan las comercializadoras realmente.

¿Dónde esta el problema?… en que, supuestamente, lo que los consumidores han estado pagando durante años en sus recibos de la luz no es suficiente para cubrir los altos costes del sistema eléctrico.

¿Una deuda de todos los españoles?

Sólo durante los primeros seis meses de 2014, el déficit de tarifa ha acumulado más de tres mil millones de euros, los cuales se añaden a los más de 28 mil millones que los consumidores deberían a finales del 2013.

Sumando y sumando: 30 mil millones de euros de déficit tarifario acumulados en la actualidad.

Y ya que lo que pagan mes a mes los consumidores en sus facturas no alcanza a cubrir lo que le cuesta a las eléctricas proporcionar la energía, la diferencia (los 30 mil millones de euros) la deben los clientes a las comercializadoras.

Analizando la situación, podríamos decir que cada uno de los más de 47 millones de españoles debemos a las empresas eléctricas más de 680 euros. Y, ¿cómo pretenden las autoridades que “paguemos nuestra deuda”?… con futuras alzas de la tarifa eléctrica.

¿Cuál es el origen de esta diferencia tarifaria?

Este término nació hace ya bastante tiempo: específicamente en el año 2000, exactamente durante el gobierno de José María Aznar.

En aquella época, el ex-presidente decretó que el coste de la energía eléctrica no podía subir en más de un 2% anual para los consumidores.

¿Primer error?… en vez de adoptar medidas para impedir las subidas en el precio de la luz, se decretó que todo aumento superior al 2% fuera acumulado bajo el nombre de “déficit de tarifa” para ser pagado posteriormente.

De esta forma, se mantenían bajos niveles en los precios de la electricidad, se evitaban efectos indeseados sobre la inflación y todos estábamos contentos. Al menos… eso creíamos.

Luego, vino el momento en que se limitaban las subidas de las tarifas reguladas de la luz al IPC. El precio de un servicio básico para todos nosotros quedaba, entonces, determinado por el Índice de Precios de Consumo.

Pero lo trágico no termina ahí…

En el año 2005, el sector eléctrico español comenzaría a decaer de manera abrupta. Los precios del crudo subieron y con ellos, los precios al interior del mercado mayorista.

El problema no veía la luz: por una lado, el precio de la electricidad subía un 2% (al igual que el IPC), por otro, el coste de generación de la electricidad crecía en un 300%. El famoso déficit de tarifa no hacia más que complicar y esconder la grave situación.

¿Qué pagas en tu factura de luz?

Lamentablemente, la legislación actual ha obligado a que, de alguna u otra manera, asumamos el costo del déficit tarifario.

¿Cómo?… a través de nuestros recibos de la luz y de los impuestos que pagamos en él.

Si intentamos entender la factura de luz y la desmenuzamos, podríamos decir lo siguiente:

  • El 20,1% del recibo de la luz corresponde a impuestos y peajes de acceso.
  • En los peajes de acceso está incluido: las primas para el fomento de las energías renovables (21,8%), el transporte (3,7%), la distribución de la energía (12,8%) y un “paquete” que suma un 3,7% de la parte regulada en donde se incluye el peaje especial para las grandes empresas, la moratoria nuclear, los costes extraordinarios para las islas, Ceuta y Melilla y, por último, el déficit de tarifa.
  • Sólo el 35-40% corresponde al precio de la energía.

¿Qué pasará en el futuro?

El actual ministro de Industria, José Manuel Soria, ha impulsado desde hace algún tiempo una reforma del sistema eléctrico sin lograr frenar las constantes subidas del precio de la luz.

El plan, el cuál consistía en repartir la deuda del déficit entre consumidores, comercializadoras y el Estado, no ha tenido ningún efecto positivo.

¿La razón?… una falla en el sistema y la negativa por parte del Gobierno para asumir esta deuda.

El futuro, si bien es incierto, parece estar ya dibujado: las compañías eléctricas continuarán titularizando esta deuda con el aval del Estado durante los próximos quince años y a cargo del recibo de la luz.

Conclusión: el déficit tarifario sólo seguirá aumentando…

Comments of the page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración o obtener más información aquí.