Domótica: por un uso eficiente de la energía

La domótica es el conjunto de tecnologías que permiten una gestión eficiente del uso de la energía. Foto: Freepik

¿Buscas nuevas formas de eficiencia energética? Hoy por hoy, la domótica se presenta como una de las nuevas posibilidades en cuanto a la gestión eficiente en el uso de la energía. Las alternativas son numerosas y sus ventajas aumentan a diario. Hoy te contamos cómo funciona y de qué forma la puedes aplicar en tu vida.

Aunque para muchos el término domótica puede resultar bastante desconocido, el uso de ésta se ha incrementado de manera importante en los últimos años. El rápido desarrollo de la tecnología y la necesidad de encontrar nuevas formas de ahorro energético han hecho que las viviendas se vuelvan cada día más inteligentes gracias al uso de controles remotos y la automatización de equipos electrónicos.

¿Qué es la domótica?

El objetivo de la domótica es facilitar al máximo las tareas que proporcionan confort y seguridad a una vivienda o edificio.
El objetivo de la domótica es facilitar al máximo las tareas que proporcionan confort y seguridad a una vivienda o edificio. Foto: Freepik

La domótica se define básicamente como todas aquellas técnicas u operaciones en donde puedes usar la tecnologia para mejorar la seguridad, el confort y la eficiencia energética de tu vivienda o de un edificios y que funciona mediante la automatización de equipos remotos instalados en los hogares.

Las casas inteligentes, por ejemplo, son viviendas operadas a través del uso de sistemas tecnológicos a control remoto.

La palabra domótica viene del latín domus, que significa casa; y del griego tica, que significa automática.

La Asociación Española de Domótica e Inmótica (CEDOM) la define como «un sistema capaz de recoger información proveniente de unos sensores o entradas, procesarla y emitir órdenes a unos actuadores o salidas. El sistema puede acceder a redes exteriores de comunicación o información».

¿Cómo funciona la domótica?

Es importante que recuerdes que el concepto principal de la domótica es la manipulación remota, por lo tanto, ésta hace posible que los distintos aparatos eléctricos y electrónicos de tu casa puedan ser operados desde la distancia usando la tecnología disponible.

Lo más habitual es que la red de control del sistema domótico se conecte con la red de energía eléctrica, coordinando así el resto de redes con las que tenga relación: telefonía, televisión, y tecnologías de la información.

Es importante que sepas que la instalación interior eléctrica y la red de control del sistema domótico están reguladas por el Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión (REBT) y, en particular, por la instrucción ITC-BT-51 Instalaciones de sistemas de automatización, gestión técnica de la energía y seguridad para viviendas y edificios.

¿Qué ventajas presenta la domótica?

La verdad es que, actualmente, la domótica puede aportar a nuestras vidas un sinfín de ventajas que mejorarán nuestro día a día de forma considerable.

  • Facilita el ahorro energético mediante la gestión inteligente de la iluminación, climatización, agua caliente sanitaria, sistemas de riego, electrodomésticos, etc., aprovechando mejor los recursos naturales, utilizando la discriminación horaria y ayudándote a reducir tu factura de luz.
  • Facilita el manejo de los distintos sistemas del hogar, siendo de gran ayuda para personas con discapacidades.
  • Aporta seguridad mediante la vigilancia automática de personas, animales y bienes, así como de problemas y averías. Para esto, la domótica hace uso de controles de intrusión, cierres automáticos, simulación dinámica de presencia, fachadas dinámicas, cámaras de vigilancia, alarmas personales, etc. Además, con el uso de sistemas domóticos se puede detectar fácilmente una fuga de gas o de agua.
  • Aporta confort a la vivienda gracias a la gestión de dispositivos y actividades domésticas. Aunque no lo creas, gracias a ella, y utilizando sólo un pequeño control remoto, puedes abrir, cerrar, apagar, encender, regular y manejar los electrodomésticos, la climatización, la ventilación, la iluminación natural y artificial, las persianas, toldos, puertas, cortinas, riego, suministro de agua, gas, electricidad y todo lo que imagines.

Los usos que le puedes dar a la domótica son infinitos y dependerá mayoritariamente de tus necesidades.

¿Cómo aplicar la domótica en tu vivienda?

Ya conoces las ventajas de la domótica, sin embargo, es importante que conozcas algunos usos específicos que puedes aplicar en tu vivienda y de qué manera puedes empezar a utilizarla.

Algunos consejos para iniciarte en la utilización de la domótica y del uso eficiente de la energía pueden ser:

  • Instala en tu vivienda un regulador de intensidad de la luz y de la temperatura de las distintas habitaciones en función de su uso.
  • Hazte de algunos accesorios que te permitan monitorizar tu consumo energético en tiempo real.
  • Descarga en tu teléfono móvil alguna aplicación que te permita tener un contacto permanente y a distancia de los diferentes sistemas domóticos de tu casa.

Comments of the page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración o obtener más información aquí.