La hipoteca, otra opción para la compra de tu vivienda

La hipoteca es un producto bancario que se materializa a través de un acuerdo entre un banco y el solicitante del préstamo. ©iStock

Considerada como uno de los primeros tipos de garantía dentro del mundo financiero, la hipoteca representa uno de los recursos más utilizados al momento de comprar una casa por medio de un préstamo bancario. Sigue esta guía preparada por KillMyBill en donde te lo contamos todo.

Si estás pensando en transformarte en propietario pero no tienes el dinero suficiente para adquirir la propiedad, lo más probable es que debas recurrir a un préstamo bancario.

Sin embargo, la tarea de obtener financiación para la compra de una propiedad no siempre es fácil. En efecto, cualquiera sea el banco, éste sólo aceptará tu demanda si tiene la garantía de recuperar el capital invertido en caso de problemas.

La hipoteca o préstamo hipotecario es una de las más antiguas y utilizadas soluciones al momento de solicitar un crédito inmobiliario.

Así es, pues si por dificultades financieras no puedes pagar las mensualidades del préstamo, el banco tomará la propia vivienda como garantía y se auto-reembolsará la cantidad adeudada.

Existen varias cosas que debes tener en cuenta al comparar hipotecas. ¿Quieres conocer exactamente cómo funcionan? Echa un vistazo a esta completa guía.

Hipoteca: definición

La hipoteca es un producto bancario que se materializa a través de un acuerdo entre un banco y el solicitante del préstamo que se compromete a restituir la propiedad a la entidad financiera en caso de no pago.

En palabras simples, la hipoteca es la garantía que ofrece el comprador de la vivienda al banco que le otorgará el crédito para la adquisición del inmueble.

En este sentido, en caso que no pagues las mensualidades del préstamo, el banco está autorizado a poner en venta el bien y quedarse con los fondos recaudados en el límite que fija la deuda.

La hipoteca es un producto bancario inconfundible

Aunque todos los productos bancarios son distintos entre ellos, la hipoteca o préstamo hipotecario se diferencia del resto debido a su principal característica: la puesta real en garantía del bien hipotecado.

Sin embargo, de esta gran diferencia nacen otras características propias de las hipotecas:

  • Los plazos para la devolución del préstamo son más largos.
  • Los intereses suelen ser relativamente bajos.
  • Normalmente exige la domiciliación de la nómina.

Diferentes modalidades de hipotecas según su tipo de interés

Al contratar una hipoteca para la compra de tu nueva vivienda, deberás escoger entre los diferentes tipos de interés existentes para este producto bancario.

Actualmente, los bancos proponen las siguientes modalidades:

Hipoteca a interés fijo

Como su nombre lo indica, esta modalidad consiste en que tanto el interés como la cuota a pagar mensualmente son fijadas al inicio del contrato y permanecerán fijas durante toda su duración.

En este sentido, y sin importar si los tipos de interés del mercado suben o bajan, tu pagarás siempre lo mismo y no tendrás ningún tipo de sorpresas con el valor de tus mensualidades.

La gran desventaja de esta modalidad es que el tipo de interés es más alto y que los plazos de amortización permitidos son más cortos, alcanzando normalmente un máximo de 20 años.

Hipoteca a interés variable

Al optar por esta modalidad, cada cuota estará compuesta por el valor del índice de referencia más un diferencial fijo.

Esto quiere decir que este tipo de interés se revisa anual o semestralmente ajustándolo a los valores de alguno de los índices de referencia (Euribor, Mibor, IRPH, IRS).

La ventaja que presenta esta modalidad es que al momento de la firma del contrato el tipo de interés inicial suele ser inferior que el de las hipotecas a plazo fijo.

A su vez, los plazos de amortización se suelen extender hasta los 30 años e incluso más en algunos casos.

No olvides que con un tipo de interés variable corres el riesgo de pagar una mensualidad mucho más alta si los intereses en el mercado suben.

Hipoteca a interés mixto

La hipoteca a interés mixto ofrece mensualidades con un tipo de interés fijo durante un cierto periodo de tiempo. Pasado el plazo inicial, el cual dura entre tres y cinco años, el tipo de interés pasa a ser variable para el resto de tiempo que fije el contrato.

La legislación hipotecaria en España

Actualmente, los préstamos hipotecarios cuentan con una legislación específica en España bastante rigurosa.

Entre los puntos importantes de esta legislación se destacan que el banco está obligado a entregar una oferta vinculante con diez días de antelación en la que se recojan todos los antecedentes y condiciones financieras del eventual contrato.

A su vez, se estipula que es indispensable la participación de un notario para la obtención de una escritura pública.

A su vez, éste tiene la facultad para informar de cualquier anomalía que presentara el contrato entre la entidad bancaria y el cliente.

Por último, es importante que sepas que la responsabilidad de calcular y publicar los índices de referencia que regulan la indexación del tipo de interés en los préstamos variables recae sobre el Banco de España.

Los documentos que solicitará el banco

El banco exige bastante requisitos al contratar una hipoteca. Antes de obtener un préstamo hipotecario, y pese a que tu vivienda actuará como garantía, la entidad deberá asegurarse que tu capacidad de pago es compatible con el monto que estás solicitando.

Para esto, deberás presentar una serie de documentos que el banco analizará en detalle. Ellos son:

  • DNI / Pasaporte / Tarjeta de residencia
  • Declaración de la Renta
  • Últimas dos nóminas de pago
  • Copia del contrato de trabajo
  • Declaración de IVA (si eres independiente)
  • Informe de tasación de la vivienda
  • Comprobación registral
  • Informe sobre el patrimonio

Comments of the page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.