Interruptor de Control de Potencia: seguridad y ahorro en una misma palanca

Se trata de un sistema que actúa como sistema de seguridad para que el suministro no se sobrecargue. ©electrodomesticos.com

Encargado de controlar la potencia consumida por los aparatos eléctricos conectados en la vivienda, el Interruptor de Control de Potencia (ICP) es un mecanismo de instalación obligatoria que protege tu hogar de eventuales incidentes en las instalaciones. Revisemos sus características en detalle.

Para alcanzar una utilización óptima de la electricidad es importante saber que un consumo energético eficiente va de la mano con el buen funcionamiento de las instalaciones.

Para ello, no basta con el uso inteligente de los electrodomésticos ni con las buenas conductas en iluminación. Es necesario contratar la potencia eléctrica adecuada a tus necesidades y así evitar tener kW de más.

Por norma, en España, existe un mecanismo responsable de limitar el consumo de energía de tu vivienda a la potencia contratada: el Interruptor de Control de Potencia (ICP).

¿Qué es el Interruptor de Control de Potencia?

El ICP es la palanca automática que instala la compañía eléctrica al inicio de la instalación energética de cada vivienda de acuerdo con la potencia que hayas contratado.

Se trata de un sistema que actúa como sistema de seguridad para que el suministro no se sobrecargue y no haya cortocircuitos o incendios al interior del hogar.

Al funcionar como un interruptor, el ICP corta el abastecimiento de luz en situaciones precisas.

¿Cómo funciona el ICP?

Al momento de contratar un suministro energético, el cliente establece la potencia adecuada a sus necesidades, la cual dependerá de dos factores:

  • el tipo y cantidad de aparatos eléctricos presentes en la vivienda
  • la potencia que necesiten para funcionar

Si la potencia eléctrica contratada para ese suministro es superada, el ICP salta cortando el suministro de manera momentánea.
En caso que se produzca un cortocircuito, el ICP se encarga de cortar el abastecimiento energético antes de que un incendio en las instalaciones pueda producirse.

Instalación obligatoria del ICP

La instalación del ICP es obligatoria y debe estar presente en cada uno de los suministros eléctricos.

El dar de alta un contrato de luz y no contar con el ICP es ilegal. Y es la empresa distribuidora la responsable de realizar todas las verificaciones.

A su vez, las viviendas antiguas que aún no posean el ICP son susceptibles de sanciones con recargos en la factura de la luz, y su posterior instalación será a cargo del cliente.

La importancia del ICP

  1. Es obligatorio: si bien esta no es una condición propia del dispositivo, su carácter obligatorio lo transforma en un mecanismo sumamente significativo en la instalación de nuestro suministro, pues si no cuentas con el ICP con un buen funcionamiento no es posible que la empresa energética te otorgue el alta del abastecimiento eléctrico.
  2. Protege la vivienda: al cortar el suministro de forma automática ante un exceso de potencia, el ICP evita que la instalación se caliente más de lo debido previniendo un incendio o cualquier incidente hacia los habitantes del hogar.
  3. Resguarda las instalaciones: el ICP protege la instalación ante cualquier sobrecarga que pueda producir daño o deterioro de los elementos que constituyen la plataforma energética.
  4. Cuida el bolsillo: elegir correctamente la potencia contratada causará, en la mayoría de los casos, un pequeño pero constante ahorro en las facturas de luz. Si embargo, aunque hayas escogido la potencia adecuada a tus necesidades, es importante procurar no usar al mismo tiempo electrodomésticos que consuman mucha energía (lavavajillas, horno, plancha, etc.). Si es así, y el ICP nunca ha saltado, podría significar que has contratado una potencia mayor a la que realmente requieres.

¿Cómo se instala el ICP?

Existen dos maneras de poder instalar el Interruptor de Control de Potencia:

1. Recurrir a la distribuidora energética
Quienes, además de realizar la instalación, aportarán los materiales necesarios. En este caso, el cliente pagará el coste de la operación, el cual será incluido en la factura de luz en forma de mensualidad.
2. Contratar a un especialista
El cliente es el encargado de buscar a un eléctrico especializado. El titular del contrato comprará todos los materiales necesarios para el trabajo y el especialista sólo realizará la instalación. Luego, la distribuidora es la encargada de precintar el dispositivo y supervisar el buen funcionamiento de las instalaciones y su cumplimiento con las normas vigentes.

¿Qué es el precintado?

Para la compañía suministradora, el precintado es la garantía de que el cliente no conectará más de la potencia contratada y por la cual paga una cantidad fija mensual.

Si el precintado es violado sin autorización de la empresa, ésta podría facturar el total de la potencia instalada en el domicilio como término de energía y desde la fecha del precinto o de la última verificación.

En caso de querer precintar y controlar el ICP, el valor es de 9,04€ sin impuestos. Sin embargo, el coste dependerá de la potencia que se tenga contratada.

¿Dónde se encuentra el ICP?

El ICP se ubica, generalmente, en el Cuadro General de Mando y Protección, en un compartimiento separado del resto de componentes de la caja y, como ya lo hemos hablado, debidamente precintado.

Es muy importante conocer la ubicación del Interruptor de Control de Potencia, ya que ante un corte inesperado será necesario restituir el suministro.

Frente a un ICP que salta regularmente, lo más probable es que nos encontremos frente a un contrato que no cuenta con la potencia adecuada. Para solucionar este problema, el cliente debe contactar de manera telefónica a su distribuidora energética para informarle del problema y que ésta aumente la potencia contratada.

¿Cómo manipular el ICP?

Si el ICP salta quiere decir que la potencia consumida por los aparatos eléctricos conectados en la vivienda es superior a la contratada, por lo que deberás desconectar algunos electrodomésticos, esperar unos minutos y volver a subir el interruptor.

En su defecto, si no logras subir el ICP es porque no has desconectado los aparatos suficientes. Si el problema persiste, debes tener cuidado, pues podría significar la existencia de un cortocircuito dentro de la instalación.

Para no olvidar…

  • El IPC es un mecanismo de instalación obligatoria.
  • Ayuda a reducir la factura de luz de forma permanente.
  • Al superar la potencia contratada el ICP salta y corta el abastecimiento de luz
  • El ICP evita que la instalación se caliente más de lo debido previniendo un incendio o cualquier incidente hacia los habitantes del hogar.
  • Nunca se debe intervenir manualmente el ICP.

Comments of the page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración o obtener más información aquí.