La liberalización de las telecomunicaciones en España

La liberalización de las telecomunicaciones en España. ©Pixabay

Las telecomunicaciones representan uno de los mercados más importantes en las sociedades actuales. En España, este camino ha estado marcado por innumerables transformaciones que, luego de varios hechos importantes, ha terminado en la liberalización del sector. Revisemos cómo se ha llevado a cabo este proceso.

El incentivo de la Unión Europea

Hasta hace un tiempo, el sector de las telecomunicaciones en España estaba dirigido por el sector público, ya fuese a través de la gestión directa por parte de los distintos organismos gubernamentales o a través de la gestión indirecta mediante concesiones al sector privado.

Sabemos que España se incorporó tardíamente al proceso de liberalización de los mercados de telecomunicaciones puesto en marcha por los países más desarrollados. En este sentido, y si bien la Ley de Ordenación de Telecomunicaciones (LOT) sentaba buenas bases y daba un orden a un régimen hasta ese entonces muy confuso, ésta no coincidía con la política de liberalización gradual de las telecomunicaciones que ponía en marcha la Comunidad Europea por ese entonces.

Sin embargo, no todo era tan fácil. Las líneas trazadas anteriormente respecto al tema se oponían a lo que dictaba la Unión Europea. En efecto, la política de telecomunicaciones defendida hasta ese entonces en el país era de oposición a la liberalización y de apoyo al esquema tradicional del monopolio público legal y regulado.

Como consecuencia de esto, las autoridades españolas tuvieron que adaptarse a las nuevas directrices y comenzar, poco a poco, el camino hacia la liberalización del mercado, para lo cual deberían tomar varias medidas:

  1. Reducir el monopolio del Estado de los servicios finales al teléfono básico, telégrafo y télex.
  2. Establecer una competencia restringida para el alquiler de circuitos en los servicios portadores.
  3. Liberalizar la transmisión de datos por la conmutación de paquetes.

El camino hacia la liberalización en tres etapas

Ya hemos dicho que el inicio del proceso de liberalización de las telecomunicaciones en España tuvo un arranque más bien tranquilo. Sin embargo, en el año 1996 este recorrido sufrió un giro particularmente importante, puesto que se iniciaría el camino hacia la liberalización del conjunto de los mercados de las telecomunicaciones.

Para comprender mejor cómo se llevó a cabo este cambio, es importante dividir este proceso en tres etapas fundamentales.

La Ley de Ordenación de Telecomunicaciones

Teléfono de la década de los 80.
Teléfono de la década de los 80.

A mediados de los ochenta, el mercado de las telecomunicaciones en España se caracterizaba por una baja tasa de penetración y por una mala calidad de los servicios. Así es, pues mientras la media de la CEE en cuanto a acceso al servicio telefónico era del 41,7%, en España apenas se llegaba al 32,4%. Esto, sin contar que regiones como Galicia, Asturias y Murcia tenían un gran número de poblaciones sin servicio telefónico. El porcentaje de zonas blancas dentro del territorio era asombrosamente elevado respecto a sus países vecinos.

Ante esto, y frente al difuso escenario y falta de regulación existente en el mercado, los responsables de las telecomunicaciones de la época trataron de dar un orden al sector asumiendo el control de la política de telecomunicaciones que desde 1924 se había delegado en la Compañía Telefónica Nacional de España (Telefónica).

Una de las primeras medidas fue, en el año 1985, crear la Secretaría General de Telecomunicaciones (SGT), la cuál se encargó de definir los objetivos de la política de telecomunicaciones y adecuar la normativa española a la europea. Resultado de esto, en diciembre de 1987, se aprobó la primera ley del sector en más de 70 años, la llamada Ley de Ordenación de las Telecomunicaciones (LOT).

Entre sus principios generales se encontraban:

  • Se consideraría a las telecomunicaciones como servicios esenciales de titularidad estatal reservados al sector público.
  • Se clasificaría a los servicios de telecomunicación en diversos grupos, entregando a cada uno de ellos artículos específicos con la idea de poder diferenciar el servicio que recibe el usuario en cada caso y el tratamiento legal que se da a unos y otros.
  • Se introduciría el régimen de libre adquisición de los terminales por el usuario.
  • Se crearía el Consejo Asesor de Telecomunicaciones como máximo órgano asesor del Gobierno en el sector.

El proceso de liberalización

Del informe “La liberalización de las telecomunicaciones en España: control de la inflación y universalización del servicio”.
Del informe “La liberalización de las telecomunicaciones en España: control de la inflación y universalización del servicio”.

Siguiendo las exigencias de la Unión Europea, a partir de 1994, se adoptaron una serie de medidas para la implantación de la liberalización del mercado de telecomunicaciones. Entre las más importantes se encuentran:

  • 1995 → Creación de la Ley de Telecomunicaciones por Cable y de la Ley de Telecomunicaciones por Satélite.
  • 1996 → Promulgación del Real Decreto Ley 6/1996
  • 1997 →Promulgación de la Ley 12/1997 de liberalización de las telecomunicaciones.Sin duda, estos hechos prepararon el terreno para la plena liberalización que más tarde se consolidaría en una Ley General de Telecomunicaciones. Es importante destacar que el objetivo de estas disposiciones era generar la libre competencia, para lo cuál se recurrió a una serie de medidas e innovaciones, entre las que destacan:
  • Modificación de la LOT y la LTC: la competencia en los servicios portadores y finales y la regulación de la interconexión de redes.
  • Creación de un segundo operador general de las telecomunicaciones a partir del Ente Público de la Red Técnica Española de TV (RETEVISIÓN).
  • Creación de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, CMT, (actual CNMC)

La Ley General de Telecomunicaciones

liberalizacionLa ultima etapa del largo camino hacia la liberalización del sector corresponde con la promulgación de la Ley 11/1998, de 24 de abril, General de Telecomunicaciones (LGT).

Esta ley se creó con el único objetivo de “generalizar la liberalización de las telecomunicaciones para la prestación de los correspondientes servicios en plena competencia y en régimen de mercado, asegurando para ello la interconexión de las redes disponibles para el público y el acceso a ellas y disminuyendo el control administrativo sobre el sector”.

Hoy por hoy, la LGT ha pasado por varias modificaciones y el marco regulatorio del sector de las telecomunicaciones parece estar bastante más definido y claro.

También te puede interesar: ¿Cómo funciona la actual normativa de telecomunicaciones en España?

Comments of the page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración o obtener más información aquí.