8 consejos para elegir el mejor seguro médico

Es importante que sepas que un seguro básico de salud te da acceso a varios servicios médicos. ©iStock

¿Crees que necesitas una cobertura adicional ante una eventualidad médica? ¿Estás pensando en contratar un seguro de salud? ¿Sabes cómo elegir la póliza que más se adapte a tus necesidades? Sigue esta guía y averigua en qué se diferencian unos de otros y qué debes tener en cuenta a al momento de tomar tu decisión.

Sin duda, el estar protegido ante un accidente, una enfermedad o cualquier otro imprevisto médico es una prioridad en la vida de cualquier persona.

Sin embargo, y aunque el Sistema Nacional de Salud es utilizado por más de 50 millones de españoles, la cobertura que entrega el Estado no es suficiente para muchas familias que esperan una asistencia mayor y de mejor calidad.

Ante esto, muchos han encontrado la solución en los seguros médicos privados. Menos listas de espera, posibilidad de elegir el centro de atención y los profesionales, rapidez en los servicios, tecnología de punta… la lista de ventajas de las coberturas médicas suma y sigue.

Pero, frente a la gran oferta existente en el mercado y la gran variedad en precios y tipos de seguros, ¿cómo saber cuál elegir?.

Póliza de seguro ambulatorio, con copago, con reembolso o con cuadros médicos. ¿Necesitas ayuda para elegir el seguro médico que mejor se adapte a tus necesidades? Presta atención, pues aquí os dejo ocho consejos para tomar la decisión correcta.

1. Analiza tus necesidades

El primer paso a la hora de elegir el mejor seguro de salud es analizar tus necesidades y las de tu grupo familiar.

Para esto, es importante que consideres una serie de factores que son determinantes a la hora de calcular el precio de una póliza y su grado de cobertura. Entre ellos se encuentran:

  • Edad de cada uno de los beneficiarios del seguro
  • Sexo
  • Estado de salud de los miembros de la familia
  • Hábitos de vida

Es importante que conozcas tu situación y la de las personas que figurarán en el seguro pues así te será mucho más fácil escoger la cobertura adecuada.

Es importante que sepas que un seguro básico de salud te da acceso a varios servicios médicos como medicina general, puericultura, enfermería, rehabilitación, planificación familiar, tratamientos bucales o medicina preventiva, entre otros.

Sin embargo, suscribir un seguro más o menos completo dependerá exclusivamente de tus necesidades sanitarias.

Hoy por hoy, el mercado ofrece coberturas especiales, tales como los seguros ópticos, seguros dentales, seguros de salud para mujeres u otro tipo de garantías adicionales.

2. Escoge la mejor compañía de seguros

Elegir la mejor aseguradora de salud es otro de los puntos importantes a tener en cuenta antes de contratar un seguro médico.

Es necesario que te pongas en antecedente de las diferentes compañías que operan en tu lugar de residencia y que analices qué tan confiables pueden ser.

¿Cuál es su experiencia? ¿con qué médicos está trabajando? ¿cuenta con cobertura internacional? ¿conoces a alguien que ya tenga contratado un seguro médico con esa empresa?… toda la información puede resultar útil al momento de escoger.

3. Entérate de las cobertura existentes

¿Ya conoces tus necesidades y las de tu familia? Entonces será necesario conocer los tipos de cobertura existentes al momento de contratar un seguro de salud.

Actualmente, cada compañía de seguros cuenta con un amplio abanico de posibilidades y que variarán de acuerdo a tus propios requerimientos.

Revisemos las coberturas a las que puedes tener acceso:

  • Medicina general
  • Especialidades médicas
  • Enfermería
  • Rehabilitación
  • Planificación familiar
  • Tratamientos dentales
  • Medicina preventiva
  • Pediatría
  • Pruebas diagnósticas
  • Intervenciones quirúrgicas ambulatorias
  • Intervenciones hospitalarias
  • Servicio de urgencias
  • Podología
  • Atención Oftalmológica, etc.

No olvides que eres tú quién decida la cobertura del seguro y las garantías que éste incluirá.

4. Piensa en la modalidad de seguro médico que deseas contratar

Independiente del tipo de cobertura que desees contratar para tu seguro médico, es importante que pienses qué tipo de modalidad quieres suscribir, pues esta decisión repercutirá directamente sobre la prima que tendrás que pagar por tu cobertura médica privada.

Las modalidades a las que puedes acceder son las siguientes:

Seguro de cuadro médico

Con este tipo de seguros podrás acceder a la lista de profesionales y clínicas asociados a tu compañía.

En este caso, podrás acudir a una consulta médica cuantas veces quieras y, dependiendo de la fórmula escogida, sin ningún tipo de sobrecargo.

La modalidad de cuadro médico es perfecta para aquellas personas que no tienen un médico tratante de toda la vida o para aquellos que necesitan consultar diversos especialistas.

Sin embargo, si tu médico de cabecera no se encuentra dentro de la lista de tu aseguradora y no quieres cambiar de profesional, lo mejor es que optes por otro tipo de modalidad.

Con o sin copagos

El seguro con o sin copago es una opción que puedes elegir al momento de suscribir una póliza de cuadro médico.

  • Seguro de cuadro médico con copago: tanto la aseguradora como el asegurado pagan una parte de los honorarios médicos o de los servicios. Esta opción es ideal para aquellos que no suelen ir con regularidad al doctor.
  • Seguro de cuadro médico sin copago: la aseguradora asume la totalidad de los gastos sanitarios. Esta opción es ideal para aquellas personas que necesitan una atención continua y que asisten regularmente al doctor.

Seguro con reembolso

A diferencia del seguro de cuadro médico, con este tipo de modalidad podrás acudir al médico o clínica que desees sin necesidad que éste se encuentra en la lista de profesionales de la aseguradora.

Sin embargo, deberás asumir una parte del coste de la atención la cuál, dependiendo de la compañía; se suele situar entre el 70 y el 100%.

Seguro mixto

El seguro mixto es aquella modalidad que reúne el seguro de cuadro médico y el seguro con reembolso en una misma póliza.

De esta forma, podrás acudir tanto a los médicos que forman parte de la lista de tu aseguradora como a los profesionales de tu preferencia.

5. Infórmate de todas las exclusiones

Es importante que sepas que las aseguradoras de salud tienen la facultad de rechazar a un potencial cliente si lo consideran como una persona no rentable.

Entre las exclusiones más conocidas que fijan las compañías se encuentran:

  • Discapacidades físicas causadas por atentados, guerras o epidemias
  • Lesiones deportivas
  • Tratamientos de desintoxicación por adicciones (drogas, tabaco, alcohol, etc.)
  • Cirugía estética
  • Diálisis
  • Tratamientos VIH
  • Trasplantes
  • Estudios del mapa genético, etc.

Por esta razón, es muy importante que declares cualquier tipo de enfermedad o deficiencia (física o mental) a tu aseguradora.

De lo contrario, tu cobertura se podría ver anulada por no haber declarado tu situación y mentido sobre tu estado de salud.

6. Averigua sobre los periodos de carencia que fija tu aseguradora

El periodo de carencia es el tiempo que transcurre entre el alta de seguro y el día en que puedes empezar a utilizar su cobertura.

Y si bien, todas las aseguradoras tienen plazos parecidos respecto a los periodos de carencia, es necesario que los tengas claros antes de firmar tu seguro.

Entre las carencias habituales los periodos son los siguientes:

  • Intervenciones quirúrgicas u hospitalizaciones = 6 meses
  • Parto = entre 8 y 10 meses
  • Tratamientos de reproducción asistida = alrededor de 24 meses
  • Pruebas diagnósticas o análisis clínicos complejos = entre 3 y 6 meses

7. Fíjate en los servicios complementarios

Un punto que no debes dejar pasar antes de decidirte por tu seguro de salud es preguntar sobre los servicios complementarios que estarán asociados a tu póliza.

Muchas veces, las aseguradoras incluyen servicios complementarios en sus seguros médicos que no has solicitado pero que elevarán de forma automática tu prima anual.

8. Compara las ofertas

Finalmente, es muy importante que compares las ofertas que ofrece el mercado. Leer la letra pequeña de los contratos, cotizar, evaluar precios… todo vale al momento de hacer la mejor elección.

Hoy por hoy, existen diferentes sitios especializados en la comparación de seguros médicos, no dudes en recurrir a ellos.

Comments of the page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.