Las olas de calor han aumentado en un 13% el consumo de electricidad

El incremento en el consumo de la electricidad se ha debido, entre otras cosas, al mayor uso de aparatos de ventilación y aire acondicionado. ©Pixabay

Las olas de calor registradas en España desde fines de junio no sólo han alterado la vida de sus habitantes, sino también el mercado de la energía. Debido a las altas temperaturas, el consumo eléctrico aumentó un 13,1% respecto a los primeros quince días de julio de 2014.

En efecto, las temperaturas extremas que desde el comienzo del verano han golpeado a España, y que sitúan al 2015 como uno de los veranos más calurosos y secos de los últimos tiempos, han incrementado el consumo de electricidad en todas sus regiones. Pero, ¿cuáles son realmente las razones de este abrupto aumento?.

Menos energía eólica

El fenómeno climático por el que atraviesa España en estos momentos y que ya ha marcado temperaturas récord en varios puntos del país, no sólo ha elevado la marca de los termómetros, sino también disminuido la lluvia y los vientos. A raíz de esto, se ha creado un “hueco” dentro de la producción de energía eólica que ha hecho disminuir su generación casi en un 13% respecto del año anterior.

En periodos anticiclónicos como el que atraviesa España en estos momentos, hay menos viento y el aire es más seco, razón por la cual los generadores de las plantas eólicas no tienen la fuerza suficiente para mover sus aspas.

Es importante agregar que ya en invierno las condiciones meteorológicas influían en la producción energética, pues los meses fríos no fueron muy lluviosos y hoy se registra una caída de la producción de las plantas hidráulicas, debido a las escasas reservas de agua.

Mayor uso del carbón

Gráfico comparativo de generación eléctrica durante el primer semestre de 2015.
Gráfico comparativo de generación eléctrica durante el primer semestre de 2015. Fuente: REE. Gráfico: Elaboración propia

Ante el “déficit” energético que se ha producido en energías como la eólica y la hidráulica, y para hacer frente al aumento de la demanda eléctrica, el “hueco” se ha cubierto principalmente con la quema de carbón. Y si bien, este combustible fósil es el responsable del 70% de las emisiones de CO2, las centrales térmicas la han usado a destajo durante las últimas semanas, lo que ha significado un crecimiento del 21,5% en la producción con este combustible respecto al mismo periodo del mes anterior.

De este modo, el carbón se instala como la principal fuente de energía con la que España cuenta en estos momentos, generando el 25% de toda la electricidad del sistema peninsular y produciendo un desequilibrio en la relación entre energías renovables y fósiles.

Mayor uso del gas… pero no el suficiente

Un aumento del 13% en el consumo total de energía eléctrica sin duda requiere una generación mucho mayor de los recursos. Por esta razón, y como aún la demanda térmica no logra ser cubierta, algunas centrales de ciclo combinado de gas ya han empezado a funcionar, alcanzando incluso su máximo de los dos últimos años el 7 de julio de 2015, produciendo 154 gigavatios hora, lo que se traduce en el 18,2% del mix total de generación.

Y si bien, el uso de ciclos combinados de gas se ha reivindicado y lo ha situado como una opción ante cualquier imprevisto de las renovables, su utilización sigue siendo muy baja, pues, durante las olas de calor, momentos en los cuales se debe cubrir el “hueco” de la forma más eficiente, sólo se ha empleado el 30% de la capacidad de estas instalaciones.

Pero si las centrales de gas emiten un 60% menos de CO2 que las centrales térmicas de carbón, ¿por qué utilizar este último para cubrir la sobre demanda producida por las altas temperaturas?.

Todo radica en el precio de mercado. Ya que si bien el coste variable de una central de carbón está entre los 42 y los 50 euros por megavatio hora, el coste de una central de gas natural se ubicará entre los 53 y los 70 euros.

Algunos consejos para sobrellevar las olas de calor sin gastar mucha electricidad

Como ya hemos mencionado, el consumo generalizado de energía eléctrica ha aumentado en un 13% debido a las olas de calor que han afectado estas últimas semanas a todo el territorio nacional. Sin embargo, siguiendo algunos pequeños consejos que KillMyBill ha recopilado para ti, podrás mantener una buena temperatura en el ambiente y en la factura de la luz.

  1. Evita que el calor entre en tu casa: el primer paso para deshacerse del calor es evitar que este entre en nuestras casas. Para esto, mantén ventanas y persianas cerradas durante las horas de más calor y, por el contrario, aprovecha las horas más frescas por la noche y por la madrugada para ventilar.
  2. Privilegia el uso de ventiladores por sobre el aire acondicionado: si bien no otorgan el mismo resultado, los ventiladores bien ubicados pueden resultar muy eficaces y consumen menos de la mitad de electricidad que un sistema de aire acondicionado. Para esto, sólo debes ubicarlos de forma estratégica por la casa para que creen corrientes.
  3. Mantén una temperatura justa: pues no es la idea que pongas el aire acondicionado a temperaturas excesivamente bajas y termines pasando frío. La temperatura ideal para cuando el calor afuera es insoportable son 24°C.
  4. Minimiza el uso de hornos eléctricos: al mismo tiempo que consumen mucha electricidad, el calor utilizado para cocinar los alimentos permanecerá al interior de tu hogar pudiendo, incluso, subir la temperatura en varios grados.

Comments of the page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración o obtener más información aquí.