Los pagos sin contacto revolucionan el comercio

En España, las tarjetas “contactless” aumentaron un 68%. ©iStock

Todo apunta a que la tecnología de pago “contactless” se posicionará en poco tiempo como una de las formas más utilizadas al momento de realizar una compra en España. KillMyBill ha preparado una completa guía para que revisemos de cerca en qué consiste el pago sin contacto.

Aunque quizás no lo sepas, hoy por hoy, casi el 80% de las tarjetas bancarias que circulan en España ya cuentan con la tecnología “contactless”.

Esto quiere decir que, al momento de pagar un café o el pan de la mañana, ya no necesitas insertar tu tarjeta en la ranura del datáfono para ejecutar la transacción, sino que basta con acercarla al dispositivo para que la operación se ejecute de forma inalámbrica.

Es lo que, actualmente, se conoce como pago “contactless” o pago sin contacto y en donde las tarjetas bancarias no son las únicas protagonistas.

Actualmente, los teléfonos móviles también están siendo utilizados para pagar de forma inalámbrica mediante la tecnología NFC, en donde basta con acercar el smartphone al dispositivo de pago para realizar tu transacción.

Una verdadera revolución para aquellos que no quieren cargar con la cartera y que, a su vez, quieren ganar tiempo.

Para conocer un poco más sobre este tipo de pago sin contacto y poder utilizarlo en toda seguridad es necesario que sepas cómo funciona y cuáles son sus características.

Pago “contactless”: una compra inalámbrica

Tal como su nombre en inglés lo indica, el pago “contactless” es un sistema en donde puedes comprar mediante una tecnología de identificación por radiofrecuencia incorporada en tarjetas de crédito o débito, teléfonos móviles, llaveros u otros tipo de dispositivos.

Hablamos de la tecnología Near Field Communication (NFC), una solución que te permite realizar transacciones inferiores a 20 euros con sólo acercar tu tarjeta o teléfono móvil al TPV (terminal punto de venta) o al datáfono (dispositivo de pago sin contacto mediante radiofrecuencia).

Es importante precisar que el campo de acción de esta tecnología se limita a no más de 20 centímetros, por lo que es necesario que la distancia entre la tarjeta o móvil y el dispositivo de pago sea realmente mínima.

A su vez, es necesario precisar que otra de las principales características del pago “contactless” es que sólo acepta ejecutar una transacción inalámbrica si el importe es menor a 20 euros.

En caso que el monto sea superior, deberás introducir el PIN de tu tarjeta o teléfono para que el pago sea aceptado.

Agilizar el comercio gracias a los pagos sin contacto

Las cifras registradas durante el año 2015 y lo que va del 2016 son más que positivas. En España, las tarjetas “contactless” aumentaron un 68% y los puntos de venta que disponen de este servicio en un 32%.

¿A qué se debe este éxito?… Sin duda, a las ventajas que presenta este tipo de pago sin contacto:

  • Mayor rapidez en las transacciones: ya que basta con acercar la tarjeta bancaria o el teléfono móvil al dispositivo de pago para que la transacción sea efectiva.
  • Mayor comodidad al momento de realizar una compra: ya que no es necesario cargar con efectivo en la cartera ni pasar 10 minutos para juntar todos los centavos que se requieren para la compra del pan.
  • Mayor seguridad para los clientes: ya que si eres víctima de un fraude bancario, el banco responderá por tu dinero.

Paga de forma inalámbrica sin comisiones ni contratos

Si piensas que para poder disfrutar de las ventajas del pago sin contacto deberás pasar horas en tu banco firmando papeles, te equivocas.

En efecto, contar con la tecnología NFC en tu tarjeta bancaria es muy simple.

Lo primero que debes saber es que, actualmente, la mayoría de las cartas bancarias ya cuentan con la tecnología que te permite realizar un pago “contactless”, por tanto, el resto será utilizarla.

Si ya cuentas con una tarjeta de crédito o débito con una identidad bancaria, es muy probable que al realizar una compra inferior a 20 euros en un comercio asociado y que cuente con esta tecnología, el vendedor te preguntes si aceptas el pago sin contacto.

En ese momento, podrás acercar tu mismo tu tarjeta al dispositivo de pago y en menos de un segundo tu transacción se habrá efectuado.

No olvides que para utilizar este servicio no deberás pagar ningún tipo de comisión ni firmar ningún tipo de contrato especial.

La gran problemática del “contactless”: ganar la confianza de los escépticos

Tal como ha ocurrido con cada avance tecnológico desarrollado en los últimos años, el pago mediante tecnología “contactless” ya está siendo cuestionado por aquellos que dudan de la seguridad que puede ofrecer a sus utilizadores.

¿Es realmente seguro? ¿Qué ocurre con los fraudes? ¿Qué pasa con los robos a las tarjetas bancarias?…

Hoy, la gran problemática que enfrenta este tipo de pagos sin contacto es, justamente, la desconfianza que provoca por temas de seguridad.

Sin embargo, gracias a que el mercado de las nuevas tecnologías ya se encuentra bastante avanzado y que los usuarios ya han debido acostumbrarse no sólo a las compras por Internet, sino a otras formas como la comunicación con un asistente virtual, la confianza debería ganarse rápidamente.

Comments of the page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración o obtener más información aquí.