¿Existe la pobreza energética en España?

Más de cuatro millones de españoles viven en situación de pobreza energética. ©Freepik

Actualmente, el número de personas que no cuentan con los ingresos suficientes para pagar la energía mínima que necesitan para la satisfacción de sus necesidades domésticas superan los 4 millones de ciudadanos. En efecto, la pobreza energética existe aún en nuestro país y hoy te invitamos a saber un poco más.

Si pensamos que la pobreza energética es un problema que causa cada año más de dos mil muertes, superando incluso los fallecimientos ocasionados por accidentes de tráfico, no es muy descabellado pensar que este fenómeno si se encuentra presente en España… y en grandes proporciones.

Por esto, y para que te enteres de qué es la pobreza energética, cómo se origina, cuáles son sus consecuencias, sus probables soluciones y, sobre todo, qué hacen las autoridades frente a esta dramática situación, no dejes de leer esta guía en donde intentamos desterrar todas las aristas de un fenómeno que, día a día, afecta a más españoles.

¿Qué es la pobreza energética?

Es importante que sepas que, dependiendo del lugar en donde te encuentres, la acepción de pobreza energética puede presentar diferencias en cuanto a la significación de fondo del término.

En este sentido, la primera forma de entender este concepto, el cuál fue utilizado por primera vez en Inglaterra en el año 2010, consiste en la dificultad (o incapacidad) de asegurar las condiciones adecuadas de temperatura al interior de una vivienda, así como de disponer de otros servicios energéticos esenciales a un precio que nos sea posible cancelar.

La segunda definición del término pobreza energética, y el cuál es más comúnmente utilizado en países en vías de desarrollo, tiene relación con la incapacidad de acceder al servicio básico del suministro eléctrico.

Y si bien, la segunda definición constituye un problema mucho más importante a nivel mundial pues, según datos de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), hoy existen más de 1 300 millones de personas sin acceso a la electricidad en el globo, el escenario preocupante en España tiene relación con la incapacidad de los consumidores de alcanzar los niveles mínimos de energía necesarios para vivir en seguridad y bienestar.

¿Cuáles son las causas de la pobreza energética en España?

La problemática de la pobreza energética es normalmente entendida como una combinación de tres factores que se conjugan de manera casi proporcional.

  • Un bajo nivel de ingresos del hogar
  • Altos precios de la energía
  • Y una (casi) nula eficiencia energética

Se trata, simplemente de un círculo en donde una vez que se entra es difícil salir: una familia con bajos ingresos mensuales no es capaz de mantener un alto nivel de eficiencia energética (pues su hogar no será eficiente) y gastará más en electricidad.

Y, frente a los altos precios del mercado… poco o nada se puede hacer.

¿Qué consecuencias presenta la pobreza energética para un hogar?

Si bien, existen varios grados diferentes de pobreza energética, considero bueno poner en el tapete que una familia que presenta dificultades para pagar su factura de luz o gas y que, por lo tanto, debe reducir la temperatura de su vivienda por debajo de aquellas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud, es sin duda un hogar que presenta un alto grado de pobreza energética.

Ante esto, una familia que no se encuentre al interior de su hogar con un rango de confort mínimo, sin duda, se encontrará expuesta a las consecuencias que este problema reviste y entre las cuáles encontramos:

  • Impactos en la salud: Generalmente se encuentran asociados a la exposición a bajas temperaturas al interior de una vivienda en los meses de invierno. Segun un informe de la OMS, los efectos que una exposición a determinados rangos de temperatura excesivamente bajos en el hogar pueden causar son:

→ Por debajo de 16°C: Problemas respiratorios

→ Por debajo de 12°C: Problemas circulatorios

→ Por debajo de 5°C-6°C: Riesgo de hipotermia

  • Mortalidad en invierno: los graves impactos en la salud que la pobreza energetica puede provocar sobre todo en niños y personas mayores se pueden desencadenar en fallecimientos que aumentan con facilidad durante los meses de invierno.
  • Impacto social: De efecto menos severo pero no por eso menos importante, el efecto social que una situación de pobreza energetica puede provocar en una familia muchas veces se representa en la exclusión parcial o total de los afectados por sus círculos más cercanos o más lejanos.

El bono social no es la solución…

Lamentablemente, y pese a las cifras que año a año destacan la importancia de implementar una política pública real frente al problema de la pobreza energetica, los consumidores españoles no tienen mucho de donde agarrarse a la hora de pedir ayuda.

Actualmente, la única manera de ayudar a las personas en caso de vulnerabilidad con sus facturas eléctricas es el poco conocido Bono Social, el cuál se entrega previa entrega de una extensa documentación y en donde más de la mitad de las personas que presentan pobreza energetica quedan excluidas.

Comments of the page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.