¿Por qué es importante revisar las instalaciones eléctricas?

En España, casi el 70% de las viviendas tienen un sistema eléctrico defectuoso y poco seguro. ©Freepik

¿Tienes en casa alguna bombilla de luz que parpadea de vez en cuando, o algún enchufe suelto escondido por ahí? ¿Sabes en qué condiciones se encuentra la instalación de tu vivienda? ¡No te agobies! en este artículo de KillMyBill te enterarás de todo lo necesario para revertir esa situación.

La realidad en España

La cantidad de accidentes y muertes que se producen en España anualmente por causa del precario estado de las instalaciones eléctricas al interior de los hogares es altamente preocupante.

Siete de cada diez viviendas en nuestro país cuentan con instalaciones eléctricas defectuosas y en malas condiciones de seguridad, siendo las fincas construidas antes de 1973 las de mayor riesgo.

Además, según la Asociación de Seguridad de Usuarios de Electricidad (FISUEL), en España, los incendios que se producen por causas de desperfectos eléctricos alcanzarían los 7 300 anuales, de los cuáles la gran mayoría tienen su origen en una sobrecarga de los cables y en las malas condiciones de los interruptores.

Hogares inseguros, ¿quiénes son los responsables?

La reglamentación es bien clara: el correcto funcionamiento del total de las instalaciones del suministro eléctrico dependen exclusivamente del propietario de la vivienda.

¿Y hasta donde, entonces, llega la responsabilidad de la distribuidora de energía?.

Exactamente, la responsabilidad de la empresa proveedora tiene efecto hasta sólo hasta la entrada de la red eléctrica del hogar y todo cambio en el sistema por ampliaciones (o arreglos) o debido al desgaste de materiales correrá también por cuenta del particular.

¿Cuáles son los problemas más habituales?

Según el estudio sobre el estado actual de las instalaciones eléctricas en las viviendas de España, llamado El Libro Azul de la Electricidad, las viviendas con instalaciones inseguras superan los 14 millones.

Y, justamente, la mayoría presenta los mismos tipos de problemas.

Las deficiencias más habituales serían:

  • Secciones de cable insuficientes
  • Mal estado de los interruptores
  • Número insuficiente de circuitos
  • Ausencia de elementos de protección
  • Ausencia de red de tierras

¿Qué dice la legislación?

La normativa estipula que en la Inspección Técnica de Edificaciones los inmuebles deben someterse a la revisión de diversos elementos como el sistema eléctrico, sin embargo, nada es obligatorio en el caso de las viviendas tradicionales.

En Madrid, por ejemplo, todos los edificios que cuenten con una potencia total instalada superior a 100 kW y con más de 25 viviendas deben someterse a una inspección eléctrica periódica, la cual se llevará a cabo todos los 10 años.

Esta practica concuerda perfectamente con el Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión (REBT), el cual establece por medio de Real Decreto 842/2002 las «condiciones de montaje, explotación y mantenimiento de instalaciones de baja tensión».

En dicho documento, se estipula la obligatoriedad de realizar Inspecciones Periódicas Reglamentarias tanto en las nuevas instalaciones como en las existentes, las cuales deberán ser realizadas por un Organismo de Control Autorizado (OCA).

¿Quién puede realizar las inspecciones?

La inspección sólo puede ser realizada por personal técnico del Organismo de Control Autorizado (OCA), el cual deberá estar debidamente cualificado por su formación y experiencia.

¿Y el resto de las viviendas?

Si bien es cierto, la revisión de las instalaciones de gas es obligatoria y bien estipulada por las leyes españolas, nada ni nadie nos obliga a hacer lo mismo con los sistemas eléctricos.

Ante esto, lo más importante será actuar con precaución, revisar las instalaciones y evitar futuros accidentes.

¿Cómo?, siguiendo estos prácticos consejos:

  • Al momento de querer dar el alta de luz en una vivienda, asegúrate que esta cumpla las condiciones de seguridad y que sea acometida por un instalador autorizado.
  • Realiza una revisión de tus instalaciones por lo menos cada 10 años.
  • Antes de realizar cualquier reparación desconecta la corriente eléctrica.
  • Nunca manipules las instalaciones con las manos mojadas o a pies descalzos.
  • Cuando realices un trabajo en el sistema eléctrico, recuerda siempre de desconectar el interruptor principal.
  • Ante cualquier problemas con el contador de luz ponte en contacto con tu comercializadora o distribuidora de energía, pues puedes sufrir graves sanciones al intentar manipularlo.

El ejemplo de un país vecino

En Francia, existe un sistema de certificados de inspección eléctricos válidos para un periodo de 10 años, con lo cuál el problema de accidentes, incendios y muertes, a causa del mal estado de los sistemas eléctricos, ha disminuido notoriamente.

Comments of the page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración o obtener más información aquí.