Revisión de las instalaciones de gas: necesario y obligatorio

Un correcto funcionamiento de las instalaciones de gas significa mayor seguridad al interior del hogar. ©Freepik

Si te preguntas cómo asegurar el buen funcionamiento de las instalaciones de gas en tu hogar, es importante que sepas que existen la revisiones periódicas de los sistemas que, aunque son obligatorias, la mayoría de las personas desconocen. ¿Te interesaría conocer más sobre ellas?

¿Qué es una revisión de las instalaciones de gas?

Una revisión de las instalaciones de gas es, principalmente, la inspección obligatoria y periódica que realiza un organismo autorizado a la instalación interna de gas y a los gasodomésticos que poseas, siempre dentro de los plazos estipulados y en cumplimiento de las normas y reglamentos vigentes.

¿Cuál es la importancia de realizar estas revisiones?

Tal como pudimos constatar en el artículo sobre escapes de gas natural, la mayor importancia al momento de realizar estas revisiones radica en la seguridad, pues las instalaciones defectuosas representan un alto riesgo tanto para los habitantes como para el inmueble y la comunidad en general.

Entre los problemas más comunes generados a partir de instalaciones en mal estado podemos encontrar:

  • Explosiones e incendios
  • Fugas o escapes de gas natural
  • Inhalación de monóxido de carbono (CO)

¿Quiénes son los responsables del mantenimiento de las instalaciones?

Es importante que sepas que tanto propietarios como arrendatarios son los responsables del mantenimiento, conservación, buen uso y revisión del total de las instalaciones de gas que correspondan a dicho inmueble.

¿La revisión periódica es obligatoria?

Así es, y justamente es la empresa distribuidora la que tiene la obligación de realizar este proceso.

El procedimiento de una revisión de gas natural está determinado por Real Decreto 919/2006, de 28 de julio, que regula el Reglamento Técnico de distribución y utilización de combustibles gaseosos.

¿En qué consiste la revisión?

A decir verdad, este es un proceso muy fácil y nada demoroso que, en poco tiempo, te otorgará la tranquilidad de que cuentas con una instalación en buenas condiciones de funcionamiento.

Esta revisión consiste básicamente en la comprobación del buen estado de conservación de la misma, de su funcionamiento y la estanqueidad del contador.

A su vez, verifica las tuberías, las llaves y gomas y el estado de la combustión higiénica de todos los aparatos a gas y de la correcta evacuación de los productos de la combustión.

¿Cada cuánto tiempo es obligatorio realizar estas revisiones?

Todo dependerá del tipo de inspección que necesites llevar a cabo.

Es necesario saber que para las instalaciones del suministro de gas, el proceso debe llevarse a cabo cada 5 años (4 en País Vasco).

Sin embargo, en el caso de calderas y aparatos térmicos, los tiempos entre cada revisión pueden variar. Pero, para que te hagas una idea, los más comunes son los siguientes:

  • Calderas de gas: cada 2 años
  • Calentadores de agua (hasta 24,4 kW): cada 5 años
  • Aire acondicionado (hasta 12 kW): cada 4 años
  • Otro tipo de calderas: todos los años

¿Quién realiza este tipo de inspecciones?

Para las revisiones periódicas de las instalaciones de gas natural son las empresas distribuidoras (Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa, entre otras) las encargadas de llevar a cabo el proceso.

Por el contrario, en el caso de las inspecciones de calderas u otros artefactos a gas, puedes elegir entre distintas opciones según tu presupuesto:

  • Profesional independiente
  • Fabricantes respectivos
  • Comercializadora de gas

¿Cuánto cuesta realizar esta revisión?

En el caso de una inspección de las instalaciones y, dependiendo de la comunidad en donde habites, el precio podrá variar entre los 40 y los 70 euros.

Ante esto, una cosa que no debes olvidar y espero que lo anotes bien: nunca debes pagarle a la persona que ha realizado la inspección, pues el coste de este trabajo se descontará directamente de tu próxima factura de gas.

A su vez, en el caso de las calderas y otros artefactos a gas, el precio puede estar fijado libremente por la comercializadora, el fabricante o el profesional independiente.

Frente a esto, en muchas ocasiones, las compañías de gas ofrecen diversos servicios de mantenimiento por un importe mayor, en donde ofrecen completos servicios de revisión.

Tal como lo estipula la ley, el coste de la inspección de las instalaciones del suministro de gas correrá por cuenta del usuario y representa una obligación.

¿Servicios de mantenimiento?

Hoy en día, la mayoría de las comercializadoras ofrecen servicios de mantenimiento a sus clientes, en donde, por una cuota fija mensual, se obtiene un servicio de revisión y reparación por parte de la misma empresa ante cualquier eventualidad.

Frente a esto, se debe tener especial cuidado en un punto, pues si bien las ofertas de las comercializaras en cuanto a estos servicios parecen atractivas, estas esconden, en muchas ocasiones, cláusulas de permanencia.

Si no quieres llevarte una sorpresa, te recomiendo leer muy bien cada contrato al momento de pactar un nuevo servicio, pues sólo así lograrás reducir la factura de gas a fin de mes y en toda seguridad.

Comments of the page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración o obtener más información aquí.