Seguros de coche: definición, tipos de póliza y características

Las compañías de seguros ofrecen diferentes tipos de pólizas, las cuáles pueden reunir dos o más seguros al mismo tiempo. ©iStock

Si quieres circular tranquilamente en tu coche por España es necesario que cuentes con un seguro que cubra, al menos, la responsabilidad civil que exige la ley. Para ayudarte, en esta guía preparada por KillMyBill te entregamos todas aquellas respuestas que debes conocer antes de firmar un contrato de este tipo.

¿Qué es un seguro de coche o una póliza de seguro?

En caso de accidente o robo, tu coche debe estar protegido con algún tipo de contrato que permita a la compañía de seguros indemnizarte por los daños sufridos u ocasionados.

En este sentido, una póliza o un seguro de automóvil es una modalidad empleada en la mayor parte de los países y que te permite cubrir los riesgos que se pueden presentar mientras conduces.

Se trata de un contrato entre el conductor y una empresa de seguros en donde se establecen las condiciones en que dicha compañía pagará las indemnizaciones correspondientes a la póliza escogida por el interesado.

La póliza de seguro deberá incluir todas las coberturas y supuestos que se han acordado con la aseguradora, así como las indemnizaciones a las que tendrás derecho en caso de siniestro, tus datos personales y la información del coche asegurado.

¿Qué tipo de daño cubren los seguros de coche?

Generalmente, las compañías de seguros ofrecen diferentes tipos de pólizas, las cuáles pueden reunir dos o más seguros al mismo tiempo que dependerán de la cobertura que incluya cada uno de ellos.

En este sentido, es importante que sepas que las coberturas se dividen de acuerdo a qué o a quién ha sido afectado por el siniestro:

  • Seguros con cobertura a la persona:
  • Seguros con coberturas complementarias:
    • Defensa en multas
    • Retirada del Carnet de Conducir
    • Préstamo de reparación
    • Vehículo de sustitución
    • Grandes daños

¿Qué tipos de póliza para automóvil existen?

©iStock

Es cierto que cada compañía maneja sus propios nombres de seguros según las distintas coberturas que ofrezcan.

Sin embargo, y con el propósito de poder comercializar de una mejor manera sus pólizas, las empresas han agrupado estos paquetes y han llegado a 4 denominaciones generales:

Seguro de coche a Terceros

El seguro de coche a terceros es un tipo de póliza que viene cubierta por el seguro de Responsabilidad Civil Obligatorio, el cuál es indispensable en todas las pólizas.

Este tipo de seguro ofrece una cobertura a los daños materiales y personales que, como conductor, puedas causar a un tercero frente a un siniestro.

Muchas veces, este seguro puede ser complementado con el seguro de Responsabilidad Civil Voluntaria o Suplementaria, seguro de Defensa Jurídica del asegurado y un Seguro del Conductor.

Seguro de coche a Terceros Ampliado

Tal como su nombre lo indica, el seguro de coche a Terceros Ampliado es un tipo de póliza que goza de las mismas coberturas que el seguro de coche a Terceros pero que permite contratar coberturas adicionales según tus propias necesidades, como seguros contra robo, incendios, lunas, entre otros.

Seguro de coche a Todo Riesgo

El seguro de coche a Todo Riesgo reúne las coberturas de los dos primeros tipos de pólizas además de la cobertura denominada Daños Propios. Esta última garantiza todos los daños materiales y personales que se generen tanto a terceros como a los ocupantes del vehículo responsable del siniestro.

Sin duda, este tipo de seguro es el más completo y el más caro, pues incluye todas las modalidades de cobertura existentes.

Es importante que sepas que el seguro de coche a Todo Riesgo cubre desde daños menores como golpes y ralladuras hasta siniestros graves como la pérdida total del automóvil.

Seguro a Todo Riesgo con Franquicia

Generalmente, el seguro a Todo Riesgo con Franquicia es uno de los más económicos que se encuentran en el mercado. Esto se debe a que la cobertura es de responsabilidad compartida.

Esto quiere decir que el asegurado es quién fija una franquicia determinada y a la cual se le aplica la cobertura de Daños Propios.

En caso de siniestro, la compañía de seguros sólo pagará la diferencia entre los daños registrados y la cuantía de la franquicia.

Comparar antes de firmar

Si quieres ahorrar en el seguro de coche pero sin perder en cobertura, te aconsejamos que no te apresures. El mercado ofrece bastantes opciones y lo mejor será comparar todas las pólizas que se adapten a tus necesidades y presupuesto.

Utilizamos cookies de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.