4 claves para calcular la tarifa de tu seguro de coche

Otro punto que también puede afectar en el precio de tu seguro es el tipo de profesión que tengas o el trabajo que realices. ©iStock

Para calcular el precio de una póliza para tu coche, las aseguradoras toman en cuenta distintos factores que varían según el asegurado y su historial de vida. Por esto, antes de tomar una decisión entre una cobertura u otra, te aconsejamos conocer cuáles son estos puntos. ¡Echa un vistazo a esta guía!

Contar con un seguro de coche que se adapte a tus necesidades no sólo significa que estás cumpliendo con las leyes y que te evitarás una gran multa.

Contratar el mejor seguro de coche puede significar una gran tranquilidad en caso de siniestro no sólo para ti y tu familia sino para aquellos terceros con los que no contábamos cruzarnos.

Sin embargo, todos estamos de acuerdo en que la búsqueda de una cobertura propicia no siempre es fácil. Pero si conoces de qué forma las aseguradoras calculan el valor de sus pólizas según cada cliente el camino hacia la elección correcta será bastante más llevadero.

Revisemos a continuación aquellos factores que la compañía tomará en consideración al momento de calcular tu seguro de coche:

1. El conductor

Sin duda, el primer factor que la empresa aseguradora tomará en cuenta al momento de calcular la póliza de un coche son las características del propio conductor tomador del seguro.

En este sentido, varios son los componentes que alteran su precio final y que influyen en el aumento o disminución del porcentaje de riesgo. No olvides que las aseguradoras consideran, según sus características, varios tipos de conductores.

Revisemos los puntos más importantes:

Edad

Si tu historial de conducción se encuentra vacío o si tienes todos los puntos en tu carnet de manejo es muy probable que la aseguradora no cuente con la información suficiente como para determinar tu factor de riesgo y saber si eres un conductor responsable o no.

Sin embargo, la compañía puede recurrir a datos estadísticos y utilizar un promedio de comportamiento de acuerdo a las edades de antiguos clientes.

Es importante que sepas que, normalmente, los conductores más jóvenes (entre 17 y 25 años) se encuentran en el primer escalón de riesgo y presentan más probabilidades de sufrir un accidente.

Asimismo, cuantos más años tengas de experiencia al volante y más edad indique tu carné de identidad menor será el precio que tendrás que pagar por tu seguro.

Ocupación

Otro punto que también puede afectar en el precio de tu seguro es el tipo de profesión que tengas o el trabajo que realices.

En efecto, ciertas ocupaciones han demostrado tener un riesgo mayor frente a los accidentes en coche lo que genera un aumento inmediato en el precio de la póliza.

Lugar de residencia

El lugar donde vives también altera el factor de riesgo del asegurado.

Ten en cuenta que si vives en una gran ciudad con altos indices de congestionamiento o si tu casa se sitúa en una montaña de difícil acceso las probabilidades de tener un accidente son mayores y el valor de la cobertura también.

Uso del coche

Dependiendo del uso que le quieras dar al coche asegurado, la compañía también puede variar el coste de tu póliza.

Es importante que sepas que las aseguradoras calculan el tiempo que, según el trayecto que realices habitualmente, pasarás en carretera, en ciudad, en rutas peligrosas, en horas de congestión, etc.

A su vez, el número estimado de kilómetros que recorrerás en un año también servirá de guía para que la empresa calcule tu cobertura.

No olvides que cuánto más conduzcas, más posibilidades tendrás de tener un accidente y presentar una reclamación.

2. El coche

Como lo puedes imaginar, el propio coche es otro de los factores fundamentales a la hora de calcular el precio de una póliza.

El tipo de automóvil que hayas decidido comprar y las características propias a él pueden hacer que el seguro suba o baje de unos cuantos euros.

Entre los puntos que las aseguradoras tienen en consideración respecto al propio coche se encuentran:

  • La marca.
  • Su antigüedad.
  • El modelo del coche.
  • Su valor.
  • La potencia.
  • Sus costes de reparación.
  • El tipo de combustible que utiliza.
  • Los kilómetros recorridos.

No olvides que mientras más alto sea el valor del coche o más reciente sea, más tendrás que pagar por su seguro.

En definitiva, la compañía subirá el precio del seguro ante cualquier factor que pueda significar un mayor riesgo de siniestro.

3. Tu historial de conducta

¿Tienes muchas multas en tu historial de reclamaciones?, ¿no te quedan puntos en tu carnet de conducir?… entonces es necesario que sepas que deberás pagar más que el resto por tu póliza de seguro de coche.

Cada vez que un potencial cliente solicita la cotización de un seguro de coche, la empresa accede a su historial y verifica su comportamiento como conductor en los últimos años.

Sin embargo, y aunque la mayoría de las aseguradoras te harán pagar más si has tenido muchas infracciones en los últimos años o si eres un conductor novato pero ya cuentas con 2 o 3 reclamaciones, cada una es libre de estipular sus propios precios.

4. El tipo de póliza

El último criterio que las aseguradoras tienen en cuenta al momento de calcular el precio de tu póliza es, sin duda, el tipo de seguro de coche que quieres contratar.

En este sentido, es lógico pensar que las empresas deben variar sus tarifas de acuerdo al riesgo que asumen al asegurarte.

Para una compañía no será lo mismo, tomando en cuenta todos los puntos anteriores, ofrecerte sólo una cobertura de Responsabilidad Civil que ofrecerte una cobertura A Todo Riesgo.

Debes tener en cuenta que mientras más riesgos se encuentren cubiertos por tu seguro, mayor será el precio que deberás pagar. Y, al mismo tiempo, mientras más sean las personas aseguradas, mayor será también el coste final.

Comments of the page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración o obtener más información aquí.