¿Qué son realmente las tarjetas revolving?

Las tarjetas revolving no son tan conocidas como las tarjetas de crédito tradicionales. ©iStock

¿Un crédito de consumo en donde cada cliente aplaza los pagos a su antojo? Se trata de las tarjetas revolving, un instrumento bancario del cual ya debes haber escuchado hablar debido a la gran cantidad de reclamaciones que han suscitado por parte de los usuarios. ¿Quieres conocer todo acerca de ellas?

Durante los años de crisis, el acceso a los créditos y préstamos como tal se redujo considerablemente.

Ante esto, la urgencia de crear un producto financiero que respondiera a las necesidades de una gran parte de la población dio origen a un sistema de interés compuesto llamado revolving.

En poco tiempo, este nuevo producto bancario, generalmente confundido con una tarjeta de crédito tradicional, ofrecería a una gran número de españoles una vía de financiación cómoda y rápida.

Hoy por hoy, el sistema revolving se aplica a muchas de las tarjetas de crédito que se encuentran en nuestro poder sin siquiera darnos cuenta.

Pero, ¿qué pasa cuando quieres aplazar unos de los pagos de las compras que has realizado con ellas?…los problemas pueden llegar repentinamente.

El sistema giratorio de los pagos revolving

Tal como su nombre en inglés lo indica, el sistema revolving se caracteriza por restablecer el crédito una y otra vez de manera circular.

En efecto, al contar con una tarjeta bancaria revolving, el banco deja a tu disposición una cierta cantidad de dinero y fija un límite del cuál no te podrás pasar.

Así, este monto, el cual se asemeja a una línea de crédito, disminuirá a medida que realices compras con tu tarjeta y se restablecerá a medida que vayas pagando las cuotas de lo gastado.

Tarjetas revolving: intereses altos y pagos aplazados

Muy parecidas a las tarjetas de crédito, las tarjetas revolving constituyen un producto financiero que se diferencian de las primeras en un solo punto: su forma de pago.

En efecto, este tipo de tarjetas permiten que puedas realizar pagos aplazados mediante una cuota fija mensual que tu mismo puedes fijar.

En este sentido, se podría decir que una tarjeta revolving se asemeja más a un préstamo bancario que a una tarjeta de crédito.

Sin embargo, aquí también encontramos una gran diferencia entre ambos. Las tarjetas revolving presentan intereses bastante más elevados que un préstamo corriente o que un crédito personal.

Actualmente, el uso de las tarjetas revolving conlleva intereses del 11 al 25% interanual, por lo que, al final de tu deuda, podrías terminar pagando hasta cuatro veces más que con un préstamo común.

Identifica las características de una tarjeta revolving :

  • El cliente fija la cuota fija que deberá pagar cada mes.
  • El importe amortizado aumenta el importe disponible de la tarjeta.
  • La cuota mínima a pagar mensualmente es del 3% de la línea de crédito.
  • El tipo de interés varia entre un 11 y un 25%.
  • El cliente puede aplazar la cuota uno o dos meses no consecutivos.
  • Se pueden financiar compras de importes desde 600 hasta 6.000 euros.

De la abertura gratuita a las comisiones

Las entidades bancarias cuentan con una manera bastante efectiva de conseguir que sus potenciales clientes opten por una tarjeta revolving.

Abertura gratuita, libres de cuota anual, exentas de comisiones por indisponibilidad, reembolsos del 1% de las compras realizadas con la tarjeta y traspaso del saldo total disponible a la cuenta del cliente…

¿Quién puede negarse a tan buena oportunidad?

Hoy por hoy, los bancos dan una gran facilidad a sus clientes para obtener este tipo de tarjetas.

Por lo que si quieres contar con una de ellas, y aunque es necesario presentar una serie de documentos, el trámite no debiera resultar tan complicado.

En este sentido, y tal como ocurre con la mayoría de los productos bancarios, el banco te pedirá tus últimas nóminas y todo tipo de documentos que demuestren tu situación económica actual.

Ante eso, serás evaluado según una lista de puntuación mediante la cual el banco determinará la cantidad total de la cual podrás disponer en tu línea de crédito.

Tarjeta giratoria, deuda giratoria

Debido a las facilidades que ofrecen los bancos al momento de abrir una tarjeta de este tipo y a la gran ventaja de poner disponer de una cantidad importante de dinero en cualquier momento, las tarjetas revolving pueden representar grandes riesgos para sus usuarios.

Entre ellos, el más importante tiene relación con la deuda giratoria… ¿Qué significa esto?

Que cuanto más tiempo tardes en saldar la deuda, más intereses se generarán y más dinero deberás al banco. ¿Resultado? Cada vez será más difícil terminar de pagarla.

Comments of the page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.