Todo lo que debes saber sobre las cuentas bancarias

Además de las cuentas tradicionales, las entidades bancarias proponen una serie de cuentas más especializadas. ©iStock

Si quieres ser cliente de un banco y poder administrar tu dinero sin tenerlo bajo la almohada, lo primero que deberás hacer es abrir una cuenta bancaria. Para poder saber cuál elegir, es necesario que sepas qué son, cómo funcionan y qué tipos ofrece actualmente el mercado. ¡Sigue esta guía y entérate de todo!

¿Qué es una cuenta bancaria?

Una cuenta bancaria es un producto bancario a través del cuál el o los titulares de dicho contrato pueden administrar su dinero por medio de las diferentes formas que le ofrezca la entidad.

Normalmente, al contar con una cuenta bancaria podrás ingresar tus fondos en el banco para luego efectuar diferentes acciones como transferencias, pago de recibos, retiro de dinero de un cajero automático, pagos mediante tarjeta de crédito asociada a esos valores, pagos mediante cheques, etc.

Es importante que sepas que en una cuenta bancaria se registran todos los movimientos que se pueden generar tanto en la entrada como en la salida de fondos.

Por lo general, las cuentas bancarias se consideran como un producto financiero básico, ya que de ella se pueden generar subproductos o productos más complejos como préstamos o tarjetas de débito.

Características de las cuentas bancarias

  • Suelen tener comisiones: en la mayoría de los casos deberás pagar una pequeña comisión mensual por el mantenimiento y administración de tu cuenta.
  • Asocian diferentes formas de pagos: normalmente las cuentas corrientes te permiten disponer de medios de pagos asociados, como talonario de cheques, tarjetas de crédito o tarjetas de débito.
  • Tienen liquidez inmediata: al tener una cuenta bancaria podrás disponer de tus fondos, si así lo deseas, de manera inmediata ya sea por transferencia, ventanilla, cheque o cajero automático.
  • Poseen códigos de cuentas bancarias: éstos números identifican a cada una de ellas.

¿Qué tipos de cuenta bancaria existen?

Dependiendo de las funciones que quieras realizar en tu banco y de la finalidad con la que deposites tu dinero, los diferentes tipos de cuentas bancarias pueden variar mucho de una a otra.

En efecto, actualmente las cuentas bancarias más utilizadas son la cuenta corriente, la cuenta nómina y la cuenta remunerada, pero también existen algunas otras que poseen características específicas y que responden a exigencias precisas por parte de los clientes.

Cuenta corriente

La cuenta corriente es, sin duda, uno de los productos estrellas de los bancos y a partir de la cuál los clientes pueden administrar su dinero de una forma fácil y organizada.

Las cuentas corrientes funcionan de una manera bastante simple. A través de depósitos a la vista podrás disponer de tu dinero en todo momento y realizar gestiones como transferencias, ingresos, pagos, etc.

Es importante que sepas que la cuenta corriente, al contrario de una cuenta de ahorro, te permite gestionar tu dinero diariamente, razón por la que este tipo de cuentas no ofrecen ningún tipo de remuneración por el dinero que se mantenga en ellas.

Cuenta nómina

La cuenta nómina es un tipo de cuenta orientada a aquellos clientes que deseen domiciliar su nómina en el propio banco.

Aunque su funcionamiento es muy similar al de las cuentas corrientes, este tipo de cuentas posee algunas ventajas que es necesario mencionar.

Entre ellas, las más importantes son que la entidad bancaria en donde hayas obtenido tu cuenta nómina no te cobrará algunas de las comisiones habituales, como el mantenimiento de la misma o los gastos de administración.

Además, en algunas ocasiones el banco te puede ofrecer una cierta remuneración por los ahorros o te puede proponer algún tipo de regalo por la contratación de la cuenta.

Cuenta de ahorros

Conocida por la gran mayoría de nosotros, la cuenta de ahorros te permite generar intereses sobre los fondos para utilizarlos a futuro.

Es importante que sepas que las cuentas de ahorro variarán dependiendo de los cargos mensuales que se apliquen por servicio, de la tasa de interés y del depósito inicial mínimo.

Este tipo de cuentas son ideales para aquellos que puedan y deseen destinar una parte de sus ingresos al ahorro, generando así intereses que incrementarán los fondos iniciales.

Cuenta remunerada

La cuenta remunerada es un tipo de cuenta de ahorro destinada a aquellas personas que no desean ser penalizadas en caso de querer disponer de los fondos de la misma antes de los plazos estipulados.

Generalmente, este tipo de cuentas ofrece rentabilidades superiores a las de una cuenta corriente tradicional e inferiores a la de un depósito a plazo fijo.

Es importante recordar que al tener una cuenta remunerada, podrás disponer de tus fondos a cualquier momento sin ningún tipo de penalización.

A su vez, no hay que olvidar que, a diferencia de una cuenta corriente, las operaciones que puedas realizar con ellas son bastante más restrictivas y no podrás, por ejemplo, hacer uso de ciertas tarjetas de crédito o domiciliar los ingresos.

Otros tipos de cuentas bancarias

Además de las cuentas tradicionales, las entidades bancarias proponen una serie de cuentas más especializadas y orientadas a satisfacer las necesidades específicas de sus clientes.

En este sentido, algunas de las cuentas que existen son:

Comments of the page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración o obtener más información aquí.