¿Qué son los depósitos bancarios?

Si sacas el dinero antes del periodo estipulado, el banco puede aplicar una penalización que reducir de forma importante el beneficio acumulado. ©iStock

¿Buscas una rentabilidad para tus ahorros? ¿Estás cansado de guardar ese dinero de más bajo el colchón? Dentro del universo económico, existen algunas alternativas que te permitirán, al mismo tiempo, asegurar tu capital y obtener un beneficio. Se trata de los depósitos bancarios. ¿Quieres saber qué son?

Guardar los ahorros en una caja fuerte puede ser una buena idea, sin embargo, esta opción no te permite obtener ningún tipo de beneficio extra.

Al optar por alguno de los productos que el mercado financiero ha creado para este fin, no sólo podrás guardar tus ahorros de forma segura, sino también, tendrás la oportunidad de recibir un beneficio económico extra.

En España, las acciones son un excelente método para poder generar dinero extra a partir de un cierto capital, sin embargo, muchas personas muestran aún una cierta desconfianza o desconocimiento por este tipo de títulos financieros.

Ante eso, las entidades financieras proponen a sus clientes otros tipos de productos para obtener una rentabilidad a partir de sus ahorros: los depósitos bancarios.

Revisemos qué son y cuántos tipos existen. De esta forma podrás escoger el mejor depósito bancario y el que más se adapte a tus necesidades.

Depósito bancario: definición

El depósito bancario en un producto financiero en donde pones a disposición de una entidad bancaria una cierta cantidad de dinero para que ésta lo guarde.

El objetivo principal del depósito financiero es que, pasado el periodo de tiempo estipulado en el contrato, el banco reintegre el monto total con los intereses correspondientes.

En otras palabras, los depósitos bancarios son una inversión de capital en donde el cliente obtiene un beneficio ya sea fijo o variable.

No hay que olvidar que los depósitos bancarios constituyen la base del funcionamiento bancario, ya que sin el dinero depositado por los clientes, los bancos no tendrían suficientes fondos para realizar préstamos o créditos.

¿Cuáles son las características de los depósitos bancarios?

Sin importar el tipo de depósitos que quieras escoger, debes saber que sus características son las mismas.

Seguridad

Si escoges el depósito para guardar tus ahorros, estarás asegurado de dos formas.

La primera, es la seguridad que te ofrece al banco para devolverte tu capital en el momento estipulado, custodiándolo por todo el periodo que dure el contrato.

La segunda, seguridad que te ofrece el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), entidad que vela por la seguridad del capital del depósito.

Con esta garantía, no perderás tu dinero si el banco quiebra.

Rentabilidad

Los depósitos bancarios pueden ofrecer una rentabilidad bastante interesante.

En efecto, la competencia entre los bancos hace que cada día se ofrezcan tasas más ventajosas para los clientes.

No olvides que existen otras alternativas más rentables, como lo son las inversiones Crowdlending.

Sencillez

Realizar un depósito bancario es un trámite sencillo y no requiere grandes requisitos.

Se trata de un simple contrato entre el cliente y el banco que, generalmente, se realiza con cierta rapidez.

¿Cómo funcionan los depósitos bancarios?

El funcionamiento de un depósito bancario se puede resumir en cuatro etapas:

  1. El cliente determina el monto a invertir y el plazo de tiempo en que lo quiere recuperar.
  2. El cliente escoge el tipo de depósito que realizará de acuerdo a los criterios estipulados en la primera etapa.
  3. El cliente deposita su capital.
  4. Pasado el periodo previsto para el tipo de depósito escogido, el cliente recibe el monto inicial del capital junto a los intereses que se han generado.

Es importante que sepas que existen mecanismos para poder cancelar un depósito bancario.

Tipos de depósitos

Los tipos de depósitos más utilizados en la actualidad son los siguientes:

Depósito a la vista

El depósito a la vista es uno de los productos más utilizados en el mercado financiero, ya que te permite disponer de tu dinero en el momento que quieras.

También llamados cuentas remuneradas, los depósitos a la vista representan el bien más líquido del sistema, pues puedes hacer efectivo tu capital prácticamente cualquier día de la semana y a cualquier hora.

Es importante que sepas que con este tipo de depósitos puedes hacer cuántos retiros quieras. Y, si sólo retiras una parte pequeña del capital, el resto del dinero seguirá estando disponible y generando los beneficios con el mismo tipo de interés.

El único inconveniente es que este tipo de depósito es el que ofrece la menor rentabilidad dentro de su categoría.

Libreta de ahorro

Las cuentas o libretas de ahorro también forman parte de la familia de los depósitos bancarios.

La única diferencia con un depósito a la vista, es que con este tipo de producto el banco te entrega una libreta en donde se anotan todos los movimientos de la cuenta.

A su vez, el dinero depositado no se encuentra siempre disponible, por lo que la rentabilidad en este tipo de productos es más alta.

Depósito a plazo fijo

Como su nombre lo indica, el depósito a plazo se caracteriza por contar con un periodo de tiempo durante el cual el dinero no puede ser retirado.

En efecto, si entregas al banco un cierto capital y realizas un depósito a plazo fijo, obtendrás a cambio un beneficio en forma de interés sobre el capital prestado bastante más interesante.

Es importante que sepas que si sacas el dinero antes del periodo estipulado, el banco puede aplicar una penalización que reducir de forma importante el beneficio acumulado.

Comments of the page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.