¿Cuáles son los principales tipos de préstamos?

Actualmente existen diferentes tipos de préstamos. ©iStock

Si tienes en mente comprar una casa, cambiar tu coche, pagar los estudios superiores de alguno de tus hijos o irte de vacaciones al extranjero, muchas veces los ahorros no son suficientes y es necesario recurrir a ayudas externas. Para estos casos, lo más apropiado es pedir un préstamo bancario. ¿Quieres saber más?

No se trata de manejar adecuada o inadecuadamente la economía de un hogar, ni muchos menos de ser irresponsables con los gastos.

Al contrario, un préstamo bancario es la opción más razonable al momento de emprender un proyecto que conlleva un alto impacto económico.

¿La construcción de una casa, la compra de un piso, un cambio de coche?… Las razones al momento de necesitar una financiación bancaria pueden ser innumerables.

Sin embargo, la solicitud de un producto de este tipo no se puede efectuar de manera apresurada.

Por esto, si estás pensado en solicitar un préstamo bancario a una entidad financiera, te aconsejamos que primero te informes sobre qué tipos de productos ofrece actualmente el mercado y cuál es el que más te conviene.

Revisemos los diferentes tipos de préstamos que ofrecen hoy por hoy las diferentes entidades bancarias:

Préstamos personales

Sin duda, este es uno de los tipos de préstamos más solicitados en España y el mundo.

Se solicitan con el fin de financiar proyectos personales no necesariamente tangibles, como unas vacaciones en el extranjero, el comienzo de un negocio o la financiación de estudios universitarios o superiores.

Los préstamos personales son medianamente fáciles de obtener y hasta puedes recibir una respuesta en menos de 48 horas.

En la mayoría de los casos, el plazo para la devolución del dinero va desde un mes hasta los 5 u 8 años.

Préstamos de consumo

Muy parecidos a los préstamos personales, los préstamos de consumo suelen utilizarse para financiar bienes de consumo de carácter duradero.

Normalmente, las personas que piden un préstamo de consumo lo utilizan para la compra de un coche, la renovación de los muebles del hogar, electrodomésticos, etc.

Es importante que sepas que tanto los préstamos personales como los préstamos al consumo son préstamos en donde la cuantía es relativamente baja, por lo que el plazo de devolución es más corto.

Préstamos hipotecarios

Como su nombre lo indica, los préstamos hipotecarios se solicitan para la compra de una vivienda, sin importar si es un piso, una casa, una granja o cualquier otro tipo de construcción.

Se caracterizan por ser préstamos de cuantías bastante altas y con plazos de amortización también mayores.

Como se puede deducir, los préstamos hipotecarios tienen un límite máximo de fondos a prestar, los cuales dependerán del valor de la vivienda que se quiere comprar y de los ingresos del solicitante.

En España, según la Ley del mercado hipotecario las entidades financieras pueden prestar entre el 70 y el 80% del valor de la tasación de la vivienda.

A su vez, la cuota mensual del préstamo no debe sobrepasar el 30% o 40% de los ingresos mensuales.

No olvides que, a diferencia de un préstamo personal o de consumo, para solicitar un préstamo inmobiliario deberás presentar una gran cantidad de documentos y probar al banco que estás en medida de asumir esa responsabilidad.

Préstamos de estudios

Aunque también se puede considerar como un préstamo personal, los préstamos de estudios han creado poco a poco su propio espacio dentro del mundo bancario.

Muy utilizados en el Reino Unido y Estados Unidos, los préstamos de estudios están orientados a estudiantes que deseen financiar matrículas universitarias, estudios de postgrado o viajes al extranjero.

Se caracterizan porque suelen tener un tipo de interés más barato que los préstamos personales.

Préstamos con aval

El préstamo con aval se caracteriza por incluir una tercera persona en el contrato, que deberá responder de igual forma que el prestatario en caso de incumplimiento de las cuotas de devolución del préstamo.

Normalmente, se recurre a este tipo de préstamo cuando los ingresos no son suficientes. De esta forma, la entidad bancaria puede estar segura que habrá alguien detrás que responderá por la cuantía adeuda.

Hoy por hoy, los bancos ofrecen a sus clientes otro tipos de productos como lo son los microcréditos o los préstamos a 0%.

Comments of the page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.